Marionetas para jugar en silencio

4

miércoles, 1 de octubre de 2014

Este curso se me plantea un gran reto, entre otros. Carmen ha entrado a estudiar piano en el conservatorio y su profesor en principio quiere que yo pase a las clases para que tome buena nota de qué es lo que tiene que practicar en casa. Como nos pasa a muchas madres, no tengo quien pueda quedarse con Bruno y le pedí al profesor la posibilidad de que el peque también pasara al aula. Me parece que Carmen no es la única estudiante de este profesor que además de con su madre va acompañada del hermanit@.

Quedamos en que iríamos viendo cómo funciona pues en principio la opción ideal es que yo esté en el aula toda la hora. Si la cosa se complicara, como alternativa, yo me quedaría fuera del aula con Bruno a ver si el Padredefamilia pudiera llegar 15 minutos antes de que acabe la clase para pasar yo sola a recibir las indicaciones de estudio de dónde hay que incidir y demás.

Marionetas de dedo de tela
Marionetas de dedo silenciosas

El Reto de jugar en silencio toda una hora
De momento tenemos el reto de que Bruno, un niño de tres años, consiga estar toda una hora dentro de un aula de clase de piano de su hermana sin armar jaleo. Así que hay que buscar actividades para que esté distraído pero no haga ruido y puedo decir orgullosa que hemos superado el primer asalto con éxito.

Estoy empezando a crear una colección de entretenimiento silencioso y no es tarea fácil, pues los juguetes que más le gustan a Bruno son los sonoros, que por supuesto no podemos llevar a una clase de piano. Juegos para construir como los Lego que también le gustan mucho, tampoco nos sirven, pues se caerían las piezas por el suelo y harían ruido.

Juguetes silenciosos
Nuestro primer juguete para este reto y que ha funcionado perfectamente han sido las marionetas de dedo de tela. Ha podido estar jugando con ellas a ponérselas en el dedo, quitárselas, cogerlas, etc... Se caían al suelo y las volvía a coger, pero no había ningún problema pues al ser de tela no hacían ningún ruido cuando se caían. Al final ha terminado sentado en el suelo jugando con las marionetas y tarareando (muy en bajito, eso sí) las canciones que toca su hermana. Así que primera prueba superada.

Nosotros tenemos un arsenal de marionetas, unas heredadas del primo Nicolás y otras de Ikea que va cambiando sus packs surtidos. Ahora mismo tiene unas marionetas de dedo de animales que son chulísimas y para las que ya tengo pensado uso. Ya lo contaré más adelante.

De momento estoy intentando limitar el uso de las marionetas y otros juguetes que tengo en mente, para las clases de piano, pues como pierdan el encanto, la cosa se me va a complicar. Luego en casa le ofrezco juguetes muy sonoros como su piano por ejemplo, o un cuento que tiene con melodías, para compensar el juego en silencio.

Por cierto, la bolsa en la que llevo los juguetes es de tela también, plástico o papel hacen ruido, así que están proscritos :P

La verdad es que resulta difícil encontrar juguetes que favorezcan el juego sin ruido, pues ahora todo es muy interactivo con imagen y sonido, así que acepto idea o sugerencia. Toda ayuda es bienvenida ;)

¿Aguanta tu hij@ una hora jugando en silencio? ¿Cómo lo consigues? ¿Qué recursos usas?

La primera vez en el instituto

2

lunes, 29 de septiembre de 2014

Cuando empecé lo que vendría a ser el cambio al instituto, pero con algo más de edad que ahora, Primero de B.U.P. (Bachillerato Unificado Polivalente), con 13 años de edad, sí yo soy de esas que cumplen los años a finales, tuve una profesora de Lengua y Literatura que periódicamente nos mandaba hacer redacciones temáticas, lo que más adelante, en C.O.U. (Curso de Orientación Universitaria) y en el examen de selectividad podría haber sido un comentario de texto.

El caso es que nos las mandaba hacer a todos los alumnos y luego sólo elegía unas cuantas para leer. En total nos mandó ocho redacciones en todo el curso y nunca seleccionó una de las mías. Una pena que se perdieran mis escritos, serían el germen de obtener una puntuación de 9 en el comentario de texto de selectividad, estudiar periodismo, trabajar como redactora y en la actualidad escribir este blog.

Encontré los manuscritos,  en la casa del pueblo y dado que en su momento no fueron leídos por nadie, me ha apetecido compartirlos aquí, para mostrar los que eran los pensamientos de una adolescente, en concreto yo misma, que puede que fueran ideas correctas o no, incluso de algunas de muchas cosas he cambiado de opinión, pero está bien recordar como éramos, qué pensábamos en esa edad y cómo eran nuestras primeras veces.

Aula con pupitres
La primera vez en el instituto
Me quedan apenas tres cursos para que Carmen tenga su primera vez en el instituto, si bien, debido a los planes de estudio actuales, lo hará antes que yo, lo hará con teléfono móvil y con muchas otras diferencias, estoy segura de que las emociones que ella sentirá y las que yo tuve puedan ser muy parecidas, porque las emociones no cambian, son las mismas generación tras generación. Los sentimientos se repiten, sólo que a veces se nos olvida lo que sentíamos cuando teníamos esa edad. Muchas cosas nuevas en muy pocos días y el temor a la vez que la ilusión de la novedad. Será otra nueva primera vez de mis hijos. Aquí os dejo con la que fue la mía:

MI NUEVO COLEGIO

Recuerdo mi primer día de colegio: un dulce caramelo y a la vez un ácido limón. Íbamos todas las amigas contentas y comentando cómo sería. Pero a la vez que íbamos contentas, también temerosas e inseguras, pues no sabíamos lo que nos esperaba.

Unas íbamos con miedo -"¿sería tan duro como algunas veteranas comentaban?"-; Otras, muy seguras de sí mismas iban a comprobar sus fuerzas, no tenían miedo, pensaban - "no será tan duro"-, aunque a la hora de la verdad estaban tan asustadas o más que nosotras.

Allí se comentaba quién venía del colegio, quién repetía o quién se marchaba a otro.
Algunas, cuándo nos veíamos unas a otras, nos dábamos cuenta de que aquella niña que estaba dentro de nosotras y que tanto nos gustaba y que quizás hubiéramos querido no dejarla escapar, nos había abandonado. Ya se había formado una mujer en todas nosotras, aunque había que pulirla, para eso precisamente veníamos al colegio, ya éramos unas adolescentes.

Otras, sin embargo, habían ansiado desde hacía mucho tiempo que esa niña las abandonara intentando librarse de algunas ligaduras que sus padres les imponían y dando a entender que ya tenían edad para tomar sus propias decisiones.

Algunas intentaban aparentar más madurez recubriendo sus rostros con potajes grasosos y quizá buscando algún compañero, ya estaban en Primero de B.U.P y ya tenían edad de coquetear con los chicos. Otras lo conseguían con los vicios del tabaco principalmente y otros que quizás no fuera de buen gusto nombrar, - qué ridiculeces hacemos a veces-.

A mi parecer ninguna de estas cosas sirve para demostrar la madurez, pues es una cosa que no se puede exteriorizar ni demostrar, es una responsabilidad que se siente dentro muy fuerte. La madurez no se demuestra cuando tus padres te dejan llegar tarde o ir a algunos sitios que anteriormente no te hubieran permitido. No, la madurez se demuestra cuando eres capaz de dialogar con tus padres y compartir con ellos tus decisiones dándoles tu opinión, así es cómo no te equivocas.

Una vez reconocidas todas las compañeras nos dirigimos al salón de actos, ya que no conocíamos el nuevo, extraño y ajeno colegio para todas nosotras y por supuesto, claro está, tampoco sus aulas, ni a las que correspondíamos. Por lo tanto, nos metieron a todas allí. En la estancia había cuatro personas adultas demostrando su autoridad, intentando calmar nuestras ansias de conocer, de saber, de querer ser mayores.

Cuándo consiguieron hacernos callar, nos dieron una calurosa y cordial bienvenida; leyeron las listas con las alumnas que correspondían a cada tutor y hubo algunas desilusiones porque se separaban a las amigas, pero a pesar de ello no perdíamos el ánimo.

Nos dirigimos a nuestras aulas acompañadas de los distintos tutores que nos indicaban el camino. La primera hora la pasamos con nuestro tutor que nos explicaba algunas cosas ajenas a nosotros. A partir de entonces, los tres primeros días comenzaron a desfilar por nuestra clase todos los profesores que nos iban imponiendo sus normas para la relación alumnos-profesor y viceversa.

Algunos profesores el primer día pretendían intimidarnos y asustarnos aunque como bien dice el refrán "Perro ladrador poco mordedor", quizá intentaban gruñirnos para amansarnos, pero yo sé que por dentro son un pedazo de pan aunque no les gusta admitirlo
Comenzado el curso y con bastante recorrido de tiempo ya, aún hay algunas cosas que no conocemos ni logramos entender pero dejemos hacer al tiempo que él nos lo explicará y nos lo dará a conocer.

- FIN -

Nota aclaratoria: Ahora, más de veinte años después, pienso que los profesores tan sólo pretendían sentar las bases de su trabajo para hacerlo más fácil y llevadero durante todo el curso y veo por mis palabras la total confianza, quizás excesiva, que, al menos yo, tenía depositada en ellos. Supongo que es algo bueno de la juventud y que no se debe perder en ningún caso, el hacer las cosas con confianza, pues si no, más vale no hacerlas. Aunque ahora sí que añadiría alguna dosis de precaución, ojo precaución, que no escepticismo.

Más adelante compartiré alguno de esos otros escritos que hice para la clase de Literatura de primero de B.U.P. De momento este pasa a formar parte de la colección de artículos bajo el título "La Primera Vez".

¿Y tú? ¿Cómo fue tu primera vez en el instituto? ¿Tienes algún hijo que ya ha empezado en el instituto? ¿Cómo ha sido su comienzo? ¿Qué te cuenta? ¿Algún consejo para acompañarles en esa nueva etapa?

Los 10 imprescindibles del material escolar

0

lunes, 22 de septiembre de 2014

Lo que no puede faltar en el estuche de tu hijo y dónde lo puedes comprar cómodamente, al mejor precio, con descuento para familias numerosas y gastos de envío gratis.

Empieza el curso, libros nuevos y al segundo día de clase, el profesor ya manda una lista de material escolar imprescindible para encarar el curso. A los mas pequeños se los mandan comprar para un fondo común, no tienen su propio estuche y si tienes suerte, sólo tendrás que dar una aportación económica y serán los propios profesores los que se encarguen de compra todo. Yo he hecho un Top 10 de los que para mí son los materiales escolares imprescindibles en el estuche de todo alumno.

Collage de fotos de 10 items de material escolar

  1. Lápiz: Si son pequeños seguramente te mandarán el tipo triangular para favorecer la forma de cogerlo. Si no, con uno de una mina no muy dura para que sea fácil escribir y se pueda borrar bien, será suficiente.
  2. Goma de borrar: Este es un básico, en la memoria de todos están las de la marca Milan y siguen siendo un top ventas.
  3. Sacapuntas con depósito: Insisto en lo del depósito, pues no hay cosa que más odie que la viruta de la punta y si tu hijo no tiene un sacapuntas con depósito, es muy posible que más de una vez te encuentres el desecho por el estuche. También está bien que tenga dos tamaños para que sirva para lápices más gordos también.
  4. Bolígrafo borrable de fricción: No es un bolígrafo borrable cualquiera, es uno que tiene un plástico con el que se borra por fricción pero que no produce viruta, así que más limpio imposible, por eso me encanta.
  5. Tijeras: Fundamental con punta redondeada para que no se hagan daño. Parece ser que los modelos de ahora también son ergonómicos.
  6. Pegamento de barra: Este es otro de los básicos del estuche y se consumen con una facilidad pasmosa, casi sin saber cómo, no te creas que da tiempo a que se seque ni nada parecido. Así que te recomiendo que compres packs de 2 ó 3 pegamentos para tener en casa de repuesto.
  7. Regla: Otro de los básicos del material escolar, aunque es frecuente encontrar alguna de Merchandising. Es preferible que sea flexible, pues las rígidas se pueden partir.
  8. Ceras de colores: Este es otro clásico. Todos las hemos tenido en nuestra infancia. Además para los más pequeños también existen con la forma ergonómica triangular.
  9. Agenda escolar: Para mí este es un básico a partir de primero de primaria, pues ya expliqué por qué es útil una agenda escolar y cómo usarla. En su defecto una libreta pequeña que haga la misma función también puede servir.
  10. Kit de materiales para manualidades en casa: Tener un fondo de cartulinas, folios, rotuladores, incluso goma EVA o cartón piedra, así como guardar algún que otro canutillo de cartón del papel higiénico, te salvará en más de una ocasión para tener recursos para ese trabajo escolar del que tu hijo se olvidó avisarte. A nosotros esta táctica nos ha sacado de más de un apuro como cuando tuvimos que hacer una figura de pescador para el belén del colegio o el proyecto de animales mamíferos.
Si estás buscando el material escolar para tu hijo y no quieres recorrerte varias papelerías buscando todo lo que te hace falta, lo mejor es que recurras a materialescolar.es dónde encontrarás todo lo que necesitas, tienen el precio mínimo garantizado, descuento para familias numerosas y envío gratis.

Y para ti ¿cuál es el imprescindible en el estuche de tu hijo? ¿Y tu imprescindible cuando eras alumno?

Pisapapeles de piedras pintadas para profesores

0

domingo, 21 de septiembre de 2014

Piedra con el mensaje "¡¡¡Feliz curso!!!" pintado encima y un corazoncito dibujado en una pauta de hoja escolar.
Un pisapapeles para desear un feliz curso al profesor de tu hijo
Ya os mostramos unos pisapapeles de piedras pintadas que habíamos hecho. En esta ocasión el diseño está enfocado a regalárselo a los profesores por el inicio de curso. La idea la saqué de internet y la adapté a nuestro propósito. Los materiales que usamos son los mismos que en el otro tutorial.
Materiales para hacer pisapapeles de piedras
  • Piedras: Lo mejor son cantos rodados, que se pueden encontrar en los ríos o bien en algunas playas que se proveen de los mismos.
  • Pintura: Nosotros pintamos estas piedras con rotuladores textiles de la marca Giotto, secan muy bien, cubren y quedan perfectamente pintadas y con un acabado duradero. Se los compró mi madre hace años y los hemos aprovechado muchísimo y siguen como nuevos sin secarse ni nada. Si no tienes este tipo de rotuladores prueba con lo que tengas por casa, seguro que hay algo que te sirve. Quizás tengas témperas, aunque habrá que dejarlas secar más tiempo y puede que para tu peque sea algo más difícil.
Piedra con con la palabra "Peace" pintada encima y un corazoncito dibujado en una pauta de hoja escolar.
Pisapapeles con mensaje de paz

Cómo hacer pisapapeles de piedras pintadas para profesores
Tan solo se trata de pintar la pauta de líneas y margen de una hoja de papel escolar, dejar secar un poco y luego encima poner nuestro mensaje. A mí lo de "¡¡¡Feliz curso!!!" me parece lo más oportuno. Pero otras palabras o frases en otros idiomas pueden servir para el profesor de inglés por ejemplo. O unas cuentas para el/la profe de matemáticas.
Materiales para envolver de regalo los pisapapeles de piedras pintadas
  • Papel celofán: para envolver.
  • Cintas de regalo: para atar.
  • Etiquetas: nosotros usamos unas de lápices, cuyo imprimible puedes encontrar en mi post etiquetas para la vuelta al cole y descargarlo gratuitamente si también te gustan. Para que las etiquetas te sirvan para el regalo tendrás que hacerles un agujero en un extremo con una perforadora.
  • Tijeras.
  • Perforadora.
Lo que hay que hacer no tiene mucho misterio, colocas el celofán encima de una superficie plana, el pisapapeles en el centro y lo envuelves con el papel celofán como si de un pañuelo se tratara. Lo atas en la parte superior con una cinta y con esa misma cinta atas la etiqueta. Más fácil imposible ;)

Pisapapeles de piedra para profesores envuelto para regalo con papel de celofán y con una etiqueta de lápiz
Pisapapeles de piedra para profesores envuelto para regalo

¿Qué te parecen estos pisapapeles de piedras pintadas para profesores? ¿Tus hijos les regalan algo a los profesores al inicio de curso? Tenemos más ideas para regalar a profesores que te pueden gustar, espero que te sirvan de ayuda, inspiren y/o diviertan ;) Ya me cuentas.

La primera vez que tu hijo usa el ordenador

4

jueves, 18 de septiembre de 2014

Manos de niños sobre el teclado de ordenador
La primera vez que tu hijo usa el ordenador

Para saber cuándo y cómo será la primera vez de nuestros hijos en algo, a veces puede servirnos de referencia nuestra propia primera vez, como por ejemplo cuando empezamos a hablar. Sin embargo, hay muchas primeras veces de nuestros hijos en las que no podremos usar nuestras propias primeras veces como modelo.

Cuándo usamos nosotros las nuevas tecnologías por primera vez
Así ocurre con la primera vez que usamos un ordenador. Nuestro mundo tecnológico no es nada comparable al de nuestros hijos. En nuestra avanzada vida escolar era cuando empezábamos a usar el ordenador más como una máquina de escribir que otra cosa, para pasar los trabajos escolares a limpio y entregarlos impresos. Quizás para jugar a algún juego de ordenador y poco más. En la adolescencia tuve un amago de aprender a usar MS-DOS que ahora recuerdo como horrible.

Ni qué decir tiene que no fue hasta mi época universitaria cuando tuve mi primera cuenta de correo electrónico que desbancó por completo a las cartas manuscritas, y más tarde, ejerciendo ya como profesional, cuando creé mis primeros perfiles en las redes sociales.

Hay que partir de la premisa de que nuestros hijos no cumplirán esos tiempos ni mucho menos, más que nada porque nosotros nos hemos ido adhiriendo a las tecnologías según han ido proliferando, pero cuando nuestros hijos han nacido, todas esas tecnologías ya estaban aquí, por eso son los llamados nativos digitales y como tales hay que ayudarles a que aprendan a vivir en el mundo en el que han nacido.

En ningún caso debemos pretender que nuestros hijos se adapten a nuestro mundo ni que vivan una infancia con la referencia de la nuestra propia, por muy buena que fuera. En su lugar, debemos ser nosotros los que nos adaptemos a su mundo que es el nuevo en el que les tocará vivir y en él están plenamente instaladas las nuevas tecnologías, nos guste o no. Cada momento y cada época tiene sus ventajas y sus inconvenientes, aprovechemos las ventajas de lo que nos toca vivir. Esto es extensible a todos los ámbitos.

Acompañar a nuestros hijos y animarles en el uso de las nuevas tecnologías
En el artículo que escribí para la Fundación Melior bajo el título Nativos digitales sí, huérfanos digitales no, explico, además de pautas para protegerlos en la red, que no podemos delegar en las nuevas tecnologías el cuidado, la educación y el entretenimiento de nuestros hijos. Somos nosotros los responsables de ello, eso sí, usando las nuevas tecnologías como estupendas herramientas con toda la cantidad de oportunidades y utilidades que nos brindan.

En ningún caso un dispositivo tecnológico y la experimentación virtual deben sustituir a la experiencia real, puesto que es algo irremplazable. Sin embargo, tampoco hay que dar la espalda a la multitud de oportunidades que nos brindan las nuevas tecnologías.

La mejor forma de proteger a nuestros hijos en Internet, es que nosotros sepamos movernos y usarlo, que no nos quedemos obsoletos. De esta forma, si nosotros hacemos un uso responsable y sano de las nuevas tecnologías, se lo podremos transmitir a ellos. Pero si por el contrario no sabemos y lo demonizamos, cuando está a la orden del día, perderemos autoridad en este tema. Nuestro hijo no nos buscará como referencia de uso, incluso podrá llegar a ocultarnos sus movimientos en este aspecto porque nosotros "no tenemos ni idea".

Los niños mimetizan todo lo que hacemos sus padres y aunque por un lado me molesta, me hace gracia ver como Bruno se acerca a mi ordenador cuando yo estoy tecleando y empieza a darle a la tecla ;)

Cuándo es el mejor momento para que usen las nuevas tecnologías
Diría casi que desde que son bebés e incluso fetos, pues podemos usar las nuevas tecnologías como fuente de información y de recursos que al final repercuten en el niño. Así ya nos estaremos informando de cuál puede ser el carrito mejor en relación calidad-precio, o bien las ventajas del porteo, cómo paliar los cólicos del lactante, y muchas otras cuestiones. Sin olvidar que gracias a la tecnología digital tendremos millones de fotos de nuestros bebés, y no como yo, que siendo la última tengo cuatro documentos gráficos de mi infancia :( A todos nos gusta ver fotos de pequeños, incluso cuando tenemos tres años nos gusta ver fotos de nosotros de bebés ;)

Cuando ya van creciendo, podemos usar los dispositivos para almacenar todo tipo de contenidos audiovisuales, desde todo el repertorio de Los Cantajuegos hasta un montón de episodios de Peppa Pig por ejemplo. Poco a poco podremos encontrar aplicaciones lúdicas interactivas que están disponibles gratuitamente tanto para iOS como Android y con las que pueden jugar y aprender las formas y colores por ejemplo.

Algún juego de este tipo lo uso de vez en cuando con Bruno (3 años), pero siempre con mi supervisión y compañía, entre otras cosas porque la tablet es mía, ellos no tienen sus propias tablets ni mucho menos, y no quiero que acabe hecha añicos. A él le encanta.

Lo maravilloso de ver cómo se relacionan los niños con los gadgets es que ves que para ellos todo es táctil y no lo conciben de otra manera y es muy divertido cuando tienes algún dispositivo con tecnología más antigua ver como intentan usarlo como los actuales.

Enseñar a los niños a que la tecnología esté a su servicio y no al revés
En casa tenemos dos tablets: una es exclusivamente mía, aunque esporádicamente la comparto con el resto. Hay otra que es de uso familiar, no propiedad de los niños, aunque yo no la suelo usar salvo con ellos, el Padredefamilia sí que la usa. El uso de la tablet lo controlamos nosotros, de la misma manera que controlamos cuándo se enciende la tele.

Me encanta cómo Carmen busca en YouTube tutoriales para hacer pulseras o alguna manualidad o vídeos de bailes modernos. Esto es usar la tecnología para satisfacer sus propios intereses como puede ser la papiroflexia por ejemplo. También ve vídeos de niñas americanas que cuentan en inglés cómo hacen un pastel, con lo cual doble función: además practica el inglés y poco a poco adquiere capacidad crítica sobre los contenidos. Comparte conmigo si un canal de YouTube le parece interesante porque tienen muy buenos tutoriales por ejemplo.

Así Carmen, aunque por supuesto aún no tiene ningún perfil en ninguna red social, está interactuando en las redes sociales. Yo también comparto con ella muchas cosas de las que yo hago en Internet y ella me da su aportación y en ocasiones ideas muy, muy buenas. Las posibilidades de poner la tecnología al servicio de nuestros intereses son inmensas. En casa no somos para nada de la idea de prohibir, en nada ayudará mantener a un niño aislado del mundo tecnológico, sino que lo hará vulnerable ante un mundo en el que no ha aprendido a desenvolverse.

Si de todos modos no te sientes seguro a la hora de proteger a tus hijos en el mundo digital, tenemos la suerte de contar con productos que ofrecen control parental que además se pueden implementar en todos los dispositivos del hogar y con los que se pueden limitar los contenidos que consideremos no adecuados para su edad.

Tener móvil es el rito de paso a la pubertad
En una ocasión oí a alguien comentar que el momento de tener móvil es el rito con el que se da el paso a la pubertad. No pudo estar más acertado en esa expresión, pues el móvil va unido a mayor autonomía y autogestión, son pequeños pasos de ensayos hacia la edad adulta. Suele ocurrir cuando los niños pasan al instituto. Los padres creemos que el que tengan móvil significa que los podremos localizar siempre, pero realmente el que tengan móvil no significa que tengan que estar siempre disponibles para nosotros, aunque nos gustaría. Del mismo modo que nosotros tampoco estamos disponibles indiscriminadamente y a cualquier hora para los demás. En cualquier caso aún no he llegado a esa etapa de la que supongo adquiriré otra perspectiva cuando me toque ;)

Y tus hijos ¿usan las nuevas tecnologías? ¿Te da miedo el que estén desprotegidos en Internet?

Este artículo forma parte de la colección de artículos bajo el título "La Primera Vez".

Etiquetas para la vuelta al cole, imprimible gratuito

2

lunes, 15 de septiembre de 2014

Etiquetas con forma de lápiz
Etiquetas de vuelta al cole
La verdad que estas etiquetas tan bonitas no son obra mía, ya me gustaría. Andaba buscando imprimibles gratuitos de etiquetas para poner a los regalos de inicio de curso que hemos preparado para los profesores. No encontraba lo que quería, algo sencillo, relacionado con la temática del colegio y que no fuera cursi o recargado ni tampoco el típico diseño comercial de los dibujos famosos de turno. De repente di con estas etiquetas de lápices, pero el blog americano que las albergaba y ofrecía gratuitamente había desaparecido y ya sólo quedaba su rastro pixelado y de baja calidad en la web.

Por suerte tengo al Padredefamilia para resolverme estos contratiempos técnicos, así que convirtió esos pixeles difuminados en vectorial para poder restaurar y recuperar estas etiquetas de lápices tan bonitas con una calidad y definición suficientes para imprimirlas.

Nosotros, como ya he dicho, las hemos utilizado para los regalos que hemos preparado para los profesores de principio de curso. Pero, en realidad, veo que son multifunción y que sin troquelar y pegadas con aironfix (forro que sólo me gusta para esto, para nada para forrar libros) encima, tal y como yo hago con las etiquetas que descargo e imprimo para etiquetar los libros de mis hijos, sirven también. De hecho ya no las he usado para eso porque ya marcamos los libros con anterioridad, pero me parece que pueden ser una opción para el próximo curso.

Pues como no me lo quiero guardar para mí, aquí tienes el imprimible gratuito de etiquetas de lápices para que te lo descargues y lo puedas usar para etiquetar regalos, marcar libros o lo que desees.

 ¿Qué te parecen estas etiquetas? ¿También te gusta etiquetar los regalos y libros con etiquetas bonitas?

La vuelta al cole más fácil y económica

0

martes, 9 de septiembre de 2014

Septiembre es un mes de locos para los padres y no sólo por el tema de comprar y organizar todo lo que nuestros vástagos necesitan para afrontar el nuevo curso escolar, sino por la cantidad de tiempo que tenemos que emplear en burocracia como reuniones e inscripciones y papeleo de todo tipo. Además del encaje de bolillos que hay que hacer para compaginar los horarios de todo y de todos.

Además coincide con que los niños no tienen jornada escolar completa y hay que organizar su cuidado por las tardes. Y eso suponiendo que no sea el primer año de alguno de tus hijos y te toque el periodo de adaptación en el que la jornada escolar transcurre más tiempo en casa que en el colegio. Si tienes más de un hijo la cosa se complica aún más y así por cada descendiente que añadas a la lista.

La vuelta al cole más fácil y económica

Yo por mi parte intento adelantar todo lo que puedo antes de irme de vacaciones para aligerar la vorágine de septiembre. Sin embargo hay cosas que por más que quieras adelantar es imposible, pues hay horarios de actividades extraescolares que no se saben hasta mediados-finales de septiembre y al final aunque quieras ir cerrando temas, unas cosas dependen de las otras.

Sin embargo, te voy a decir algunos truquitos que yo hago para ahorrarme tiempo y dinero y que el caótico septiembre sea un poco menos estresante.

Trucos para que la vuelta al cole sea más fácil y económica
Para que las mañanas no se hagan más duras de lo que ya son por el síndrome post-vacacional, lo que hago en septiembre y durante todo el año, es poner en práctica mis trucos para estar listos a tiempo para ir al colegio. En cuanto a la organización extra de preparativos y material escolar, a continuación te lo cuento por secciones.

El uniforme: Si el colegio de tus hijos tiene uniforme no hay vuelta de hoja, lo tienen que llevar. Lo primero, también soy pro heredar, pero no sólo entre hermanos, también con otros niños del colegio, pues puede que lo del hermano mayor de la amiga de tu hija le sirva a tu hijo pequeño por ejemplo.

Inevitablemente tendrás que comprar algo de ropa, mi consejo es esperar todo lo que puedas. Los niños pegan estirones durante el verano, así que cuanto más tarde compres las prendas, más acertada será la talla para que puedan aprovechar la ropa al máximo. Además, en la campaña de vuelta al cole hay grandes superficies que tienen promociones de packs de polos, leotardos, babys o calcetines muy bien de precio.

Aunque soy pro uniforme, la tontería del escudo en jerséis, polos y sudaderas, me parece bastante prescindible. Aunque el uniforme de tu hijo tenga el escudo del colegio como el de mis hijos, al final todos los niños llevan polos básicos que son mucho más baratos. Pero si en el colegio se ponen muy exigentes y estrictos con el tema del escudo, puedes comprarlo bordado y coserlo en los polos básicos, pues los que ya llevan el escudo incluido suelen ser bastante caros, mientras que los escudos cosidos los podrás recuperar para los polos nuevos cuando esos se le queden pequeños.

Arreglar y sacar lustre a la ropa que por talla aún sirve: Usar algunos trucos como:
Los libros de texto: Lo mejor para economizar en este punto, es participar en programas de préstamo de libros de texto. El AMPA del colegio de mis hijos puso este proyecto en marcha hace años y resulta muy educativo porque los niños aprenden a aprovechar los recursos y cuidar las cosas para que otros compañeros las puedan usar a la vez que contribuyen con el medio ambiente. Lo malo es que a este tipo de programas no se pueden adscribir hasta tercero de primaria, cuando los libros ya no son de fichas.

En cualquier caso, siempre tendrás que comprar algún libro de ejercicios por ejemplo. Los libros que tengas que comprar los puedes encargar desde julio que ya tienes la lista y ya hay ofertas de descuentos en libros de texto. Si tienes suerte puedes tenerlos incluso antes de irte de vacaciones y hasta forrarlos y etiquetarlos como ya hemos hecho nosotros, así te quitarás en septiembre del agobio de ir buscando algún libro de texto que se haya agotado.

Si además de libros de ejercicios no tienes más remedio que comprar libros de texto. A partir de segundo ciclo de primaria mira si hay versiones de los libros separados por trimestres, pues eso aligera el peso de la mochila que hay que llevar todos los días.

Forrado y etiquetado de los libros de texto: El forro autoadhesivo, también conocido como aironfix, no lo recomiendo para nada. Tienes que ser un manitas, nunca he visto un libro forrado con este material que esté bien y además no permite cambiar el forro cuando se estropea. El clásico forro está muy bien, la única pega que le veo es el tiempo que te tiras cortando, doblando y poniendo celo libro por libro.

Mi truco son las fundas de forro ajustable. Se pueden reutilizar de un año para otro y para los libros que separan por trimestres es perfecto, se la pones al primero y cuando toca la cambias para el segundo. Son más caras que el clásico forro de toda la vida, pero a mí por el tiempo que te ahorras y que se pueden reciclar al final me resultan más rentables. Y es que el tiempo que te ahorras siempre es importante, pero si tienes que forrar más de un lote de libros aún más.

En cuanto a las etiquetas para poner el nombre a los libros, en internet hay muchos modelos gratuitos para imprimir y eso es lo que hacemos nosotros.

Material Escolar: También suele haber ofertas o descuentos en la campaña del vuelta al cole. En cualquier caso yo soy de reutilizar y aprovechar todo lo que se pueda. Revisamos todo del estuche, lo ponemos todo a punto (sacar punta a pinturas y demás) y vemos qué es lo que hay que reponer. Carmen será el cuarto año que use el estuche que tiene, pues ya lo organizamos todo antes de irnos de vacaciones.

Los cuadernos mejor comprarlos de tapa blanda para que no pesen en la mochila, pero si tenemos alguno de pasta dura por casa, como ya nos pasó a nosotros el pasado curso, hay que aprovecharlo. Para futuras compras está bien tener en cuenta ese criterio de la pasta blanda, pero mientras aprovechamos lo que tenemos y el peso lo sobrellevamos con la mochila de ruedas.

En lo que no recomiendo escatimar es en la agenda escolar. En muchos colegios es el propio centro el que proporciona una a cada alumno, pero si no es así, para mí es buena idea que tengan una pues ya conté cómo la agenda les ayuda a aprender a organizarse y responsabilizarse de sus tareas.

Detallitos para los profes: No se trata de gastar dinero, sino de regalar algo sencillo y amable hecho por los propios niños como detalle para los profesores, un pequeño incentivo para la vuelta al cole. Esto lo suelo preparar con mi hija Carmen durante las vacaciones. Carmen disfruta mucho haciéndolo y pensando en ellos y luego regalándoselo. Fomentamos así la empatía del niño con su profesor y viceversa ;)

Comparar precios:
De sobra sabemos las madres que hay muchas más cosas que comprar como babys y otras prendas de uniforme, libros de texto y material escolar, así que el comparar precios, aunque lleva algo más de tiempo, es imprescindible para no pagar más de la cuenta.

¿Te parecen útiles estos truquillos? ¿Cómo te organizas tú para sobrevivir al comienzo de curso?