10 ideas para conseguir el ambiente de estudio óptimo

6

martes, 18 de febrero de 2014

Tenemos que intentar darles a nuestros hijos el mejor entorno y ambiente para hacer los deberes y estudiar.

10 ideas para conseguir el ambiente de estudio óptimo en casa 10 ideas para conseguir el ambiente de estudio óptimo en casa
  1. Lugar de estudio fijo: Hay que diferenciar el lugar de juego y descanso del lugar de estudio y no tiene porqué ser en habitaciones diferentes. Además podemos añadir elementos en la decoración de la habitación que recuerden a contenidos que esté estudiando en el colegio y sirvan de refuerzo.

    A mí personalmente me gustan los espacios limpios y no recargados con pósters en las paredes y demás. Sin embargo, recientemente encontré un mantel del mapa de España y aunque si bien no son contenidos que estén desarrollando en el curso de mi hija, me pareció una forma casual, divertida y sencilla de tener contacto con el mapa geopolítico de nuestro país mientras desayunamos, comemos, merendamos o cenamos. Además también nos hicimos con otros recursos que ayudan a aprender geografía con los niños.

  2. Mantel del mapa geopolítico de España Mantel del mapa geopolítico de España
  3. Buena iluminación: Lo mejor es la luz natural, aunque en invierno oscurece rápidamente y es complicado conseguir estudiar y hacer los deberes en horario de luz natural, así que la supliremos por una buena iluminación artificial con dos focos de luz, la del techo y la del flexo. La lámpara sobre el escritorio debe estar colocada de tal manera que llegue por encima del hombro. Sin embargo hay un momento en la adolescencia que incluso les puede atraer lo místico de la poca luz y estudiar sólo con el flexo y no vamos a entrar en conflicto por ello, si estudian ya es suficiente.

  4. Silencio: Tenemos que propiciar un ambiente lo suficientemente silencioso como para facilitar la concentración, pero tampoco hace falta que estemos como los monjes de clausura. En principio la música no entraría en este punto, pero sí que es cierto que para determinadas actividades no sería un elemento distractor y que algunos tipos de música, los que no distraen con letra, como la instrumental, chill-out, clásica, sonidos de la naturaleza, música para meditar, etc. pueden favorecer la concentración en actividades más manuales y menos intelectuales. También puede servir cuando hay mucho ruido de los vecinos o de la calle por obras o cualquier otra circunstancia, la música puede ser una forma de enmascararlo y lograr un ambiente de relajación y concentración.

  5. Sin televisión: Aquí no hay mucho que aclarar, la televisión es una clara fuente de distracción que no debe estar de ninguna de las maneras presente en el momento de hacer los deberes o estudiar.

  6. Espacio ventilado y organizado con todos los materiales necesarios: Es obvio que tiene que haber una buena ventilación y oxígeno en la zona de trabajo y que el lugar esté organizado, el orden físico ayuda al orden mental. Que disponga de todos los materiales necesarios a su alcance, incluso puede tener otros materiales de apoyo como un corcho y/o una pizarra. Carmen tiene la típica pizarra de caballete por un lado es de tizas y por el otro de rotuladores. La heredó de su primo hace cinco años y yo pensaba que a estas alturas ya no le gustaría pintar en ella y se la pasaría a su hermano, pero resulta que le ha encontrado otro uso como apoyo a la hora de estudiar. Así, hacer divisiones que puede ser una tarea repetitiva y aburrida para ella es divertidísimo si las hace en su pizarra con los rotuladores de colores. A veces también la usa para apuntar los ejercicios que tiene que hacer y le sirve de motivación el ir borrando según los va haciendo.

  7. Usar la pizarra para estudiar Usar la pizarra para estudiar
  8. Con comodidad: Una mesa amplia y una silla cómoda. Es bueno preguntarles si les resulta confortable y agradable su lugar de trabajo, por ejemplo mi hija Carmen me pidió un cojín para su silla y ya hemos satisfecho esta necesidad para que se encuentre cómoda y a gusto.

  9. Con horario: Sería deseable establecer una rutina constante de una hora concreta todos los días para hacer los deberes, pero esto con los horarios de actividades extraescolares y demás, en nuestro caso, es algo de ciencia ficción. A pesar de ello nos vamos organizando. Es necesario establecer una hora de inicio y de fin, incluso se puede utilizar un cronómetro para que dediquen el tiempo correspondiente al estudio pero no más, también hay que tener momentos para el ocio e incluso el aburrimiento. Si los niños no tienen tiempo de aburrirse lo encontrarán en el rato de estudio.

  10. Orden en las tareas: Primero para ir calentando, empezar por las tareas fáciles y que les gusten, luego las tareas difíciles y que les cuesten y por último algo mecánico como repasar la agenda y organizar todas las cosas del día siguiente por ejemplo. Pero si el niño ya sabe por lo que quiere empezar pues es bueno dejarle, no vamos a discutir porque empiece primero por lengua en lugar de matemáticas y al final crear una tensión y un desencuentro porque eso va a dificultar todo el rato de estudio y deberes. Además, en el fondo lo que significa es que él mismo se está responsabilizando de su estudio y se lo está organizando, puede que no de la forma más efectiva, pero eso es algo que tendrá que ir aprendiendo por sí mismo. Aprender a organizarse es algo que tendrán que hacer por sí mismos, aunque nosotros podemos ayudarles inculcando la rutina del uso de herramientas como la agenda escolar que es muy útil.

    La agenda Escolar para aprender a organizarse La agenda Escolar para aprender a organizarse
  11. Acercarnos con refuerzos positivos: llevarle algo de fruta, frutos secos o la merienda es muy recomendable, pues mientras el cerebro trabaja consume azúcar. Felicitarle o un gesto de cariño también es un buen refuerzo positivo. Siempre intentando no interrumpir.

  12. Hacer todos actividades un poco afines: el rato de estudio debemos intentar que sea algo de todos. Es decir que no puede ser que nuestro hijo esté estudiando para un examen de matemáticas y nosotros viendo el fútbol con una cerveza. En ese momento debemos procurar hacer nuestras propias tareas, siempre y cuando no entren en conflicto con el ambiente de estudio como podría ser pasar el ruidoso aspirador. Si tenemos niños pequeños que lógicamente tienen que jugar, mientras el mayor estudia, el pequeño puede estar haciendo puzzles, leyendo cuentos o dibujando, que sería lo más cercano al estudio y al aprendizaje para un niño de tres años por ejemplo. Mi hijo Bruno ya tiene totalmente aprendido los momentos en que su hermana se sienta a hacer deberes y que no hay que molestarla.

Y vosotros ¿Qué hacéis para tener un buen ambiente de estudio en casa? ¿Añadirías alguna cosa a esta lista de ideas?

#Nosin tus comentarios 6

  1. Fantásticos consejos para que estudien mejor. Yo tengo que aplicarme más de uno a ver si mejoramos. Lo comparto con otros papis.
    Un abrazo. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te guste y te parezca de utilidad. Gracias por la difusión.
      Feliz Día!!!

      Eliminar
  2. Leyendo estos consejos me doy cuenta que me podía haber ido mejor con la educación de mis hijos en los estudios

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las pautas del artículo son solo ayudas y por supuesto no son determinantes.

      Un abrazo,

      Eliminar
  3. Buenos tips pero hay que tomar en cuenta que depende del área que se destine para esta actividad serán los resultados ya que hay que tener cuidado con los distractores. Lo recomendable es tener un área de estudio específica para los pequeños sin duda es un idea muy buena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto Sofía, el área de estudio es importante ;)

      Eliminar

#Nosin tu comentario!!! ;)