Mostrando entradas de Fracaso Escolar

Cómo cuidar la vista de tu hijo

lunes, 13 de octubre de 2014


Recientemente he asistido a un encuentro organizado por la Fundación Alain Afflelou para madres blogueras. Allí conocimos a Elvira Jiménez, Óptico Optometrista y Master en Investigación Clínica que nos explicó todo lo referente a la salud visual infantil, así como las pautas y datos importantes a tener en cuenta en el cuidado de los ojos de nuestros hijos.

Estamos muy concienciados con la salud bucodental y sin embargo parece que damos un poco de lado la salud visual de nuestros hijos. Tendemos a pensar que si el niño no se queja y no nos dice nada, será que todo está bien. Pero, el niño que nace con problemas de visión no los detecta, se adapta a ellos, por eso las revisiones de la vista anualmente son fundamentales. Además, los niños prematuros pueden nacer hasta con -4 dioptrías lo que hace que su desarrollo visual sea mucho más lento.

Si en la familia tenéis antecedentes de problemas de vista, tanto tú como tu pediatra prestaréis especial atención a que tu hijo no haya heredado esa patología. Sin embargo, el no tener casos familiares anteriores, no exime a nuestros hijos de poder padecerlos. Así que aunque tu hijo te mire, te señale cosas y vea dibujos animados en la televisión aparentemente sin problemas, no te confíes y presta atención al cuidado de su vista, pues casi todas las alteraciones visuales en los niños son tratables gracias a la detección temprana.

Porqué es importante la salud visual para aprender y cómo estimular la agudeza visual
Se estima que entre el 15 y el 30% de los casos de fracaso escolar pueden tener la causa en deficiencias visuales. Si tu hijo no ve bien, no aprenderá a leer ni a escribir en condiciones óptimas. Durante los 12 primeros años de vida, el 80% del aprendizaje es a través de la visión.

Aproximadamente el 20% de los niños padecen defectos de refracción: miopía, astigmatismo, hipermetropía, etc. La alteración más común de los niños en la vista es el ojo vago o ambliopía (hay que detectarlo a tiempo). Afecta hasta el 5% de la población infantil y si se detecta a tiempo y se aplica el tratamiento adecuado, el niño puede desarrollar una visión normal.

Además, hay que trabajar la agudeza visual desde los juegos. Un buen juguete para potenciar el trabajo visual son los puzzles. Por su parte, las manualidades son muy buenas para desarrollar la coordinación viso-motora.

Cuándo hay que llevar a un niño a revisión de la vista
El 80% de la discapacidad visual es prevenible y susceptible de tratamiento, por lo que hacer revisiones es fundamental. Hay técnicas para poder empezar a partir de los tres años. Los tratamientos tienen su punto álgido de eficacia entre los 5 y los 7 años.

Nos damos cuenta de que nuestro hijo tiene problemas de visión porque:
  • Entorna los ojos para mirar o fijarse en detalles lejanos.
  • Se acerca mucho a la televisión o a los libros.
  • Adopta posiciones de torticolis (cuello torcido) cuando lee o hace los deberes.
  • Presenta cefaleas frecuentes o inexplicadas.
  • Se tapa o guiña un ojo.
  • Tuerce los ojos o bizquea.
  • Se frota los ojos con frecuencia.
  • Guiña un ojo al salir al sol.
  • Dolor o picor de ojos.
  • Padece blefaritis u orzuelos de repetición.
  • Lagrimeo excesivo.
  • Parece que tiene la mirada perdida al hablar con alguien.
  • Pobre coordinación ojo-mano gruesa y fina.
  • Dificultades a la hora de practicar algún deporte y juegos de pelota.
  • Sufrir demasiadas caídas o golpes.
  • Presenta movimientos pendulares de la vista.
  • Su pupila tiene aspecto blanco. 
El mundo tecnológico ha cambiado el uso de nuestra vista
Nuestros ojos y los de nuestros hijos, no están preparados para estar enfocados en un punto fijo durante mucho tiempo. Por eso, la actual exposición excesiva a las pantallas hace que nuestros ojos parpadeen menos, por lo tanto se sequen más y como consecuencia tengamos rojez de ojos e irritación entre otras problemáticas.

Hay trabajos que nos exponen más a las pantallas que otros y eso es inevitable. Sin embargo sí que podemos controlar en cierta medida el tiempo de exposición que tienen nuestros hijos, que no debe sobrepasar el máximo de dos horas al día en total mirando pantallas (ordenador, tablet, móvil, televisión, etc.) a corta distancia.

Además, un buen consejo que podemos aplicar tanto para nuestros hijos como para nosotros mismos, es desviar la mirada cada veinte minutos a la lejanía, para contrarrestar esa focalización excesiva y la sequedad por falta de parpadeo.

Gafas gratis para combatir el fracaso escolar
Hace años, con Carmen, ya tuve la suerte de poder beneficiarme de la revisión gratuita que la Fundación Alain Afflelou ofrece en todas sus ópticas para niños de entre 5 y 7 años. Fue muy rápido, cómodo y muy profesional. La cita vino a confirmar que Carmen no necesitaba gafas y tenía una buena salud visual. Sin embargo, si no hubiera sido así, la fundación regala un par de gafas a todos los niños que las necesiten. Es una campaña cuyo objetivo es combatir el fracaso escolar fruto de problemas visuales. Cuando Bruno se sitúe en el rango de edad de la campaña, no dudaré en llevarlo para la pertinente revisión. Si necesitas más información la puedes encontrar en el 900811170.

¿Tienes o has tenido problemas de vista en tu familia? ¿Cómo lo detectaste?

Cómo quitarse el miedo al homeschooling

domingo, 14 de abril de 2013

Educar en casa
Educar en casa

Es época de escolarizar a nuestros hijos. Yo ya he pasado por esa experiencia con mi hija mayor Carmen y ahora me toca con Bruno, aunque con el segundo ya es más fácil pues al menos ya tienes una decisión tomada.

En el mundo virtual dentro de la blogosfera maternal y en mi entorno real, veo como este momento es especialmente delicado para todos los padres. Todos buscamos el colegio ideal que concuerde con los valores y enseñanzas que les queremos transmitir a nuestros hijos. Una labor del todo difícil porque encontrar el colegio que te guste y que además consigas plaza es bastante complicado. Y si a eso le añadimos que nuestro sistema educativo tiene bastantes deficiencias pues la cosa se complica mucho.

Lo importante no es un buen colegio, es un buen profesor
Qué colegio elegimos para nuestros hijos nos quita el sueño. Pero al final gran parte se reduce a la suerte que tengas con el profesor que te toque y esto es algo que ocurre en colegios estupendos y en colegios horrendos. Supongo que una garantía de que el profesor de nuestros hijos nos gusta, sería que fuéramos nosotros mismos quienes les enseñáramos ;) Pues eso es posible si practicas la educación en casa, internacionalmente conocida como homeschooling. 

Esta semana he escrito un artículo para la Fundación Melior sobre cómo el homeschooling crece en España y busca la legalidad. Documentándome para este artículo he tenido la suerte de poder conocer a Sergio Saavedra, jurista de profesión, padre homeschooler y portavoz de la Asociación por la Libre Educación (ALE). Ha sido un lujazo por todo el tiempo que ha dedicado a explicarme con gran detalle cómo funciona este tipo de educación tanto en nuestro país como en el extranjero. 

Falsas creencias de educar en casa
He podido conocer más de cerca esta modalidad educativa y enterrar muchos falsos mitos y leyendas negras sobre la misma. Aunque siendo sincera no conozco directamente a una familia que lo practique, pero me encantaría, de las experiencias de los demás se aprende.

Oyendo hablar a Sergio me han dado muchísimas ganas de conocer a su familia y a sus hijos, que se nota que están en un entorno en el que piensan mucho en ellos y que sus padres intentan darles la mejor educación. Para nada me ha parecido que su familia sea radical, rara o extremista.

Falsas creencias del homeschooling
Falsas creencias del homeschooling
Educar en casa no te obliga a cumplir unos horarios de levantarse y tener que llevar a los niños al cole, pero no me parece nada cómodo el tener a tus hijos en casa y asumir totalmente la labor educativa. Creo que el preparar los materiales y contenidos es muchísimo trabajo y por lo tanto, y en mi opinión, exige una absoluta vocación y dedicación por parte de los padres. Yo no podría, pero lo admiro.

Contrariamente a lo que podemos pensar, los homeschoolers no están siempre en casa. El no tener la obligación de asistir a un centro educativo les da total libertad para cada día trasladar el aprendizaje donde lo crean más conveniente. Así van a bibliotecas, museos, conservatorios de música, entornos naturales, etc. Y por supuesto también tienen otras actividades fuera del aprendizaje en casa. Es en las actividades deportivas, artísticas, de música o idiomas, dónde coinciden con compañeros que sí que están escolarizados.

No son niños que no socialicen, es sólo que no socializan permanentemente con los mismos niños y de la misma edad. Y esto ya es cuestión de gustos y preferencias, puede que para algunos padres sea fundamental que sus hijos pasen gran parte del tiempo con coetáneos. Yo personalmente creo que lo importante es saber relacionarse con personas de todo tipo y es cierto que a veces los niños miran a las personas mayores con miedo o incluso como si fueran extraterrestres.

Pero el mayor miedo de todos es el de que los niños no aprendan. Sergio Saavedra me contó todo lo contrario, «yo he visto muchísimos padres que cuando se han preocupado de verdad de la educación de sus hijos en las etapas tempranas, en el momento de acceder a la educación primaria, han visto que el niño tendría que retrasarse en conocimientos».

Motivos para hacer homeschooling
Hay muchos motivos para educar a los hijos en casa, primero está el total convencimiento de que educar en familia es la mejor forma que tienen de aprender los hijos. Sin embargo hay otros caminos por los que algunas familias llegan a este tipo de educación.

En algunos casos se afronta la educación en casa en la etapa infantil en la que la escolarización no es obligatoria y, como bien decía Sergio, cuando van a llevar a esos niños al colegio, sus padres se encuentran con que sus hijos han aprendido muchísimo más que los niños escolarizados y es entonces cuando escolarizarles les parece un retroceso.

Otros casos son los niños de altas capacidades, que lamentablemente muchas veces se encuentran en situación de fracaso escolar dentro de nuestro sistema educativo que no sabe dar salida a las necesidades de estos alumnos. También los niños de necesidades especiales precisan una atención que en ocasiones su centro escolar no les brinda. Este fue el caso de el autor del blog Mi bachillerato, un alumno que relató cómo fue durante dos años su aprendizaje en casa y cómo esta modalidad le ayudaba con sus hándicaps.

Creo que hay que ser valiente para educar a los hijos en casa. Tanto por las trabas legales que te puedes encontrar en España al no estar esta modalidad reconocida, como las dudas de si le estás dando a tu hijo lo que necesita. Por supuesto sin pasar por alto el esfuerzo de los padres tanto económico como del trabajo que supone. A esto muchas veces se le añade la presión e incomprensión social. Yo creo que el mayor problema es que la mayoría no conocemos bien el homeschooling y eso nos produce temor y por lo tanto rechazo.

Tesis sobre el homeschooling en España y trabas por la perspectiva de género
Carlos Cabo, catedrático de instituto y profesor asociado de la Universidad de Oviedo, publicó una tesis en la que analiza este fenómeno España. Por su parte, Madalen Goiria, profesora titular de Derecho Civil de la Universidad del País Vasco, desarrolló su tesis "La opción de educar en casa" que defendió en noviembre de 2012 y con la que se doctoró Cum Laude por unanimidad del tribunal calificador, a pesar de que varios miembros se manifestaron totalmente contrarios a la opción defendida en la tesis.

Según la crónica de la defensa de la tesis, la Doctora Valpuesta, de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla, considera preocupante que los pediatras y ginecólogos se estén "cargando" décadas de lucha feminista. La lactancia materna a demanda, el porteo, la no vacunación y, por extensión, la pretensión educadora de las madres homeschoolers supone, según Valpuesta, una inaceptable "sublimación de la maternidad" que no dudó en calificar de "locura".

Lo que sí que es una locura es que la "perspectiva de género" como la llama la Doctora Valpuesta, vaya por delante de la elección de cada mujer, bien sea quedarse en casa a educar de sus hijos, pasarse la vida fregando la escalera de su casa o encerrarse doce horas en una oficina. Vamos, que los años de lucha por la igualdad de la mujer, cosa que aún está en proceso, han dado como resultado que en lugar de la opción de trabajar, la mujer tiene la obligación de trabajar fuera de casa porque si no no está teniendo en cuenta la perspectiva de la igualdad de género. ¡Algo demencial!

Me parece increíble que en un tribunal calificador de una tesis doctoral, se vaya en contra la libertad educativa porque habría mujeres que elegirían quedarse en casa a educar de sus hijos en lugar de trabajar. ¿Y qué problema hay con eso? ¿No se supone que estamos en un país libre en el que cada uno puede hacer lo que quiera sin estar sujeto a estereotipos? Pues no, nos soltamos de las cadenas de la maruja de casa para encadenarnos a la ejecutiva agresiva de la oficina. No es el tema de este artículo, pero no podía dejar pasar por alto una valoración de este tipo.

El homeschooling con una nota de humor
Un día mi hija estaba viendo la serie americana Buena Suerte Charlie, y yo que nunca la veo, ese día me detuve a mirarla un poco. He intentado por todos los medios encontrar en la red ese fragmento para enlazarlo aquí y compartirlo, pero ha sido imposible, intentaré reproducirlo porque me resultó muy gracioso.

En ese capítulo se hizo una parodia del homeschooling. La secuencia mostraba a una chica homeschooler en su propio baile de graduación. Al baile, que era en el sótano de su casa y con su abuela como DJ, invitó a un chico (ya sabemos quienes iban a ser el rey la reina del baile, estaba claro) que cuando llegó a la fiesta le presentó a su "madre, profesora de biología, profesora de historia, profesora de matemáticas ..."

En mi opinión tuvo mucha gracia, espero que nadie se moleste, sólo quería terminar este artículo con una nota de humor. Lo cierto es que es mejor verlo que leerlo y además yo no tengo mucha gracia para contar las cosas, así que si alguien encuentra esta secuencia en YouTube, que no dude en decírmelo que estaré encantada de incluirla.