La primera vez que tu bebé se baña en la piscina o la playa

lunes, 20 de junio de 2016

Llega el buen tiempo, el calor del verano y te planteas bañar por primera vez a tu bebé en la piscina o la playa. Has oído hablar de las grandes ventajas de la matronatación y te preguntas cuándo es el mejor momento para empezar con tu bebé.


Pues bien, te diré que en España no hay una edad recomendada y no hay un consenso. Si bien algunos expertos lo recomiendan a partir de los seis meses, en Bélgica no está aconsejado antes del año de edad por el riesgo de infecciones y de alergias. También conviene saber que los bebés no pueden usar crema solar antes de los seis meses, así que si van a estar al aire libre, más vale que sea a la sombra.

Como siempre, el factor de la maduración de cada bebé es clave. Con estos datos, creo que cada padre puede valorar cuándo cree que su bebé está preparado para verdaderamente disfrutar de un baño en la playa o en la piscina y que los beneficios superan a los posibles riesgos.

La mayoría de los padres tenemos mucho interés en enseñar a nuestros hijos a nadar pronto. Cada año nos atormentamos al oír los casos de ahogamientos de niños en las piscinas y es por eso que queremos que aprendan a desenvolverse en el agua cuanto antes.


Por qué es bueno que el bebé disfrute en el agua

Pero no por mucho madrugar amanece más temprano. Si bien aprenderán a nadar cuando su desarrollo psicomotor se lo permita, alrededor de los dos años, lo que sí es cierto es que el estar familiarizados con el agua y percibirlo como una actividad placentera, sin duda alguna favorecerá sus habilidades acuáticas futuras.

Yo tengo recuerdo en mi niñez de un incidente desagradable en la piscina y creo que eso me condicionó para sentirme insegura en el agua. Tengo que reconocer que yo nadando soy como un pato mareado. Lógicamente, me he preocupado de que a mis hijos no les pasara lo mismo así que la natación es una actividad que practican todo el año.

Carmen y Bruno nacieron en los meses de diciembre y noviembre respectivamente, para cuando llegó el verano y sus primeros baños en playa y piscina, ya tenían cumplido el medio año y la verdad que se les veía disfrutar muchísimo. Recuerdo especialmente el primer baño de Carmen que no paraba de mover sus piernas y salpicar con el agua.


Con Ángela nos queda nada para vivir ese primer baño también y del mismo modo espero que sea una experiencia muy agradable. Pues es una estimulación sensorial muy completa con un montón de texturas y sensaciones nuevas a su alcance además de las que proporciona el agua. Los bebés pueden estar tumbados en una toalla encima del césped y experimentar el contacto de sus pies desnudos con la hierba o bien la textura rugosa de la esterilla de la playa o la arena cayendo por entre sus dedos.

Cómo conseguir que tu bebé esté a gusto en la playa o la piscina

Básicamente se trata de que las necesidades de tu hijo estén satisfechas igual que en cualquier otro contexto. Así que te tienes que preocupar de:
  • Que no tenga sueño o que si lo tiene y está cansado va a poder echarse una cabezadita.
  • Que no tenga hambre ni sed y que si la tiene tendrás algo para darle de comer y agua para beber.
  • Que esté limpio y seco.
  • Que no pase calor.
  • Que esté entretenido y se divierta.

Qué necesitas para llevar a tu bebé a la playa o piscina

Aquí te pongo unas cuantas cosas que no te puedes olvidar para ir con tu bebé a la playa o la piscina.
  • Sombrilla o tienda anti-UV.
  • Juguetes tanto para el agua como para la arena en la playa.
  • Crema solar (no antes de los 6 meses).
  • Toalla.
  • Gorro para proteger su cabeza del sol.
  • Ropa cómoda y de cambio.
  • Bañadores desechables como los Huggies® Little Swimmers®. Los bañadores desechables son la mejor protección cuando los niños todavía no han dejado los pañales, para evitar irritaciones y “pequeños accidentes”. Además, así se garantiza la higiene del lugar para todos los bañistas.

Huggies® Little Swimmers® protege igual que un pañal de verdad pero no se hinchan en el agua, tiene un sistema de apertura fácil en los laterales para mayor comodidad de los padres, cintura elástica ajustable y barreras laterales antiescapes.

Además, tiene diseños Disney® exclusivos como la adorable Dory o el entreñable Nemo. Los tienes en tres tallas para elegir según la que le haga falta a tu bebé y la talla pequeña (de 3 a 8 Kg.) permite el cambio con el bebé acostado.



Además, puedes probar gratis los bañadores desechables Huggies® Little Swimmers® porque el ClubHuggies y Disney sortean estos 20 lotes de regalos:
  • 1 pack de Huggies® Little Swimmers®
  • 1 pack de toallitas Huggies®
¡Date prisa y no lo dejes escapar!

¿Has pensado ya cuando será el primer baño de tu bebé? ¿Ya tienes todo para que podáis disfrutarlo estando totalmente cómodos y seguros?


Así de feliz y a gusto disfrutaba Bruno de sus primeras experiencias en la piscina cuando era un bebé y ya estaba preparado para bañarse.

Este artículo forma parte de la colección de artículos titulada "La Primera Vez".

#Nosin tus comentarios 2

  1. Pues yo considero que aprender a nadar forma parte del desarrollo de las capacidades personales de cualquier niño, por lo que bajo mi punto de vista es fundamental, tanto para la propia madurez del niño como dices en el artículo como para que éste sepa desenvolverse en múltiples situaciones.

    Para mi lo idóneo es, en un primer momento, la piscina, puesto que supone un espacio más pequeño y menos peligroso, e ir acostumbrándole a espacios más grandes como el mar poco a poco (como cualquier proceso de madurez).

    Muy buen post, saludos!

    ResponderEliminar
  2. Hola! Te comento que hoy hemos añadido esta entrada en el repaso de blogs de Bebés y más: http://www.bebesymas.com/bebes-y-mas/blogs-de-papas-y-mamas-cuando-dicen-no-a-todo-la-sensibilidad-de-un-padre-y-mas

    Un saludo!

    ResponderEliminar

#Nosin tu comentario!!! ;)