Qué es el porteo ergonómico de un bebé y por qué es muy recomendable

lunes, 23 de mayo de 2016

Llevar a tu bebé contigo es un auténtico placer con muchísimas ventajas que he descubierto con mi tercera maternidad y que sin duda recomiendo a toda mamá. A riesgo de parecerte cursi, no te puedo decir otra cosa que muero de amor de llevar a mi hija Ángela siempre conmigo, que da mucho gustito y que lo único que siento es no haber porteado a mis dos hijos mayores.

Portear a tu bebé es muy agradable
«Portear a tu bebé es una de las cosas más agradables y gratificantes de la maternidad que espero no te pierdas.»

Portear ayuda al desarrollo de tu bebé

Además, el porteo ergonómico es la forma óptima de atender la exogestación o exterogestación de tu bebé, que no es otra cosa que completar la gestación de tu bebé fuera del útero. Te recomiendo este artículo completísimo que es un tanto extenso pero que merece la pena leer porque lo explica con mucho detalle para que sea totalmente comprensible.

El porteo ergonómico es la forma perfecta de acercar a tu bebé al mundo exterior, desde la seguridad de estar expuesto a los estímulos externos pero al resguardo de su mamá o su papá y con la seguridad de tener todas sus necesidades atendidas. Además, está recomendado para las displasias de cadera, los cólicos del lactante y las regurgitaciones, entre otras cosas.

Con el porteo el bebé se acerca al mundo exterior

Así, se entiende perfectamente por qué el contacto piel con piel con la madre y el llevar al bebé encima es la forma perfecta de cuidar a un bebé. Tanto es así, que mi hija Ángela pide incluso menos mamar cuando la porteo, pues muchas veces nos reclaman y no es otra cosa que quieren y necesitan estar cerca de nosotros y de esta forma esa necesidad está plenamente cubierta.

Portear a tu bebé es muy cómodo y te facilita la vida

Una de las barreras a la hora de decidir portear a tu bebé es que hay que hacer un pequeño esfuerzo de aprendizaje para saber colocarte al bebé con el sistema que elijas y eso es tan solo una barrera psicológica. Además, también está el miedo de que el bebé se caiga y eso es algo que te aseguro no va a ocurrir, todos los sistemas de porteo ergonómico son totalmente seguros.

Para meter al bebé al carro no hay que aprender nada y parece que ponerse al bebé encima es muy difícil. Te aseguro que no es nada complicado y te ofrece otras muchas comodidades que verdaderamente merecen la pena y te van a facilitar el día a día y eso con un bebé es fundamental.

Porteando mientras trabajo en el blog

  1. Te deja tus dos manos libres para hacer otras cosas. En casa he podido hacer tareas domésticas como las camas a la vez que llevaba a Ángela o trabajar en el blog por tener mis dos manos libres para el teclado. Al salir a la calle podía ir con Bruno al disponer de mis manos para llevarle agarrado. Así que también es perfecto si tienes más hijos pues te permite poder atenderles. Eso sí, ni se te ocurra hacer tareas con riesgo como cocinar con aceite por ejemplo. Tan libres te deja las manos, que yo incluso he ido con ella al baño, cumpliendo con el clásico mito de la maternidad de que ya ni eso harás sola.
Porteando con la Gata Lupe

  1. Es perfecto para moverte por la ciudad y en el transporte público. No dependes de que las escaleras mecánicas o los ascensores funcionen ni de la buena voluntad de la gente para ayudarte a subir o bajar el carro. Para mí ha sido perfecto para poder asistir a presentaciones o eventos del blog.
  2. Te permite acceder a más lugares. Como por ejemplo el cine o una ruta por el campo y disfrutar de una película cómodamente o de un paseo campestre mientras tu bebé duerme.
Al cine con tu bebé

Dentro del porteo ergonómico hay muchas posibilidades y muy buenas, de hecho yo no me quedo con una sola, creo que cuando te metes en este mundo quieres probar y disfrutar de más de una modalidad.

Si bien es cierto que las marcas de sistemas ergonómicos de porteo idean cada vez productos más versátiles, en mi opinión hay opciones más idóneas para bebés pequeños y otras para bebés más grandes. Yo estoy usando varias opciones y cada una es para lo suyo, además también dependen de sensaciones, gustos y particularidades de cada familia. Lo que sí que te puedo decir es que el gasto en un sistema ergonómico de porteo es un dinero muy bien invertido y que verdaderamente se amortiza sobradamente.

Antes de decidirte por un sistema, existen unos conceptos básicos sobre el porteo de bebés que tienes que conocer.

Lo que tienes que saber para portear a tu bebé

Portear, como ya te decía antes, es mucho más que llevar a tu bebé encima. Es por eso que hay que estar muy bien informado y evitar los sistemas o mochilas no ergonómicas, popularmente conocidas como "colgonas" que básicamente lo que hacen es colgar al bebé de los genitales.

Postura ergonómica del bebé en forma de ranita
  1. Necesitas un sistema ergonómico que garantice la postura en M o de ranita de tu bebé (tal y como puedes ver en la imagen anterior). Esta es una posición segura para su cadera que no deja las piernas colgando e incluso se trata de una postura correctiva para las displasias de cadera. El sistema de porteo tiene que sujetar el cuerpo del bebé de corva a corva. Las rodillas tienen que quedar por encima de la cadera, así se reparte el peso correctamente a lo largo del culete del peque y del muslo.
  2. La espalda tiene que quedar en forma de C.
  3. Tu bebé tiene que estar suficientemente alto como para poder besarlo pero no tanto como para que tu barbilla choque con su cabeza, esa es la referencia.
  4. Llevar al bebé mirando hacia afuera no es un porteo ergonómico ni seguro. Así que olvídate de determinadas mochilas que me da vergüenza admitir que yo misma, por total ignorancia, también he usado con mis hijos mayores, incluso tengo fotos que lo atestiguan pero que no te voy a enseñar, no vaya a dar lugar a confusiones. Afortunadamente, la usamos poco tiempo o casi nada, no era nada cómodo. Mientras que el porteo del bueno engancha.
  5. No debes llevar al bebé muy abrigado. Lo mejor es que el bebé lleve poca ropita y en todo caso abrigarlo por fuera del sistema de porteo, de tal manera que lo puedes quitar y poner según sea la temperatura de dónde te encuentres en cada momento y sin necesidad de molestar a tu bebé si está dormido o plácidamente acurrucado en tu pecho.
Carmen porteando a su hermana Ángela con cobertor

  1. Empieza desde el nacimiento, es el mejor momento. Cuando son recién nacidos no son demasiado pequeños para portearlos, de hecho es el momento ideal para empezar. Nada más nacer lo que más necesitan es el contacto piel con piel con la mamá y si empiezas a portear desde el principio, tu bebé estará genial y tu cuerpo se irá adaptando progresivamente a llevar el peso de tu bebé según vaya creciendo.
  2. Prolóngalo todo lo que quieras. Se puede hacer un porteo prolongado gracias a que hay sistemas ergonómicos que te permiten llevar a tu hijo hasta los 4 años de edad.
  3. No es sustituto del carro. Aunque sí que va a reducir su tiempo de uso lógicamente. Conozco a gente que portea que dice que el dinero gastado en su carro es el dinero más inútilmente empleado. Yo discrepo, si bien me encanta llevar a mi bebé encima conmigo, no me resulta nada cómodo cuando estoy por ejemplo comiendo en un restaurante, momento en el que puede estar durmiendo tranquilamente en su carrito a mi lado, mientras yo como relajadamente. Pero como todo, esto también es cuestión de opiniones y gustos.
PadreDeFamilia porteando a Ángela

Cuando pruebas y experimentas lo agradable y cómodo que es llevar a tu bebé encima, no lo cambias por nada. Tanto es así, que el PadredeFamilia es un fiel converso, pues no era algo que le sedujera especialmente y ahora atrae todas las miradas cuando portea, ya que no es algo tan común en los hombres. Mi hija Carmen también ha podido llevar a su hermana y le gusta mucho. Hasta nuestra Au Pair lo ha querido probar y ha repetido, cuando sean mamás seguro que portearán.

Carmen porteando a su hermana Ángela

Si bien el porteo ergonómico ya no es algo muy extraño tampoco está especialmente popularizado y en ocasiones se ve como algo un poco "hippie". Ojalá se vaya conociendo cada vez más porque verdaderamente es algo que merece mucho la pena. Yo, con este artículo, espero aportar mi pequeño granito de arena para popularizarlo.

Lo primero de todo es decidirse a portear, luego ya viene elegir la opción de porteo ergonómico. Para ayudar también a decidir el mejor producto para ti y tu bebé iré hablando en el blog sobre diferentes sistemas de porteo ergonómico.

En nuestra familia todos porteamos. Y tú ¿te animas a llevar a tu bebé encima de forma ergonómica y segura? ¿qué es lo que no te convence o te da miedo del porteo ergonómico?

#Nosin tus comentarios 0

Publicar un comentario en la entrada

#Nosin tu comentario!!! ;)