La primera vez que tu hijo sube unas escaleras

miércoles, 23 de mayo de 2018

Subir y bajar escaleras es un hito evolutivo que tu hijo debe alcanzar con seguridad y vigilancia. Descubre cuándo puede un niño subir y bajar peldaños, cómo ayudarle en su aprendizaje y las medidas de seguridad que debes tomar para protegerlo de sufrir un accidente en unas escaleras.

La primera vez que tu hijo sube unas escaleras

Nos acordamos perfectamente del momento en el que nuestro pequeño dio sus primeros pasos, es un hito evolutivo muy significativo.

Sin embargo, no solemos guardar en la memoria el primer peldaño que subió o bajó. A pesar de que la capacidad para subir y bajar escalones tiene gran importancia en el desarrollo del niño ya que se considera una tarea muy completa con una alta exigencia física y cerebral. Tanto es así, que incluso sirve de referencia para saber si evolutivamente y fisiológicamente un niño está preparado para el control de esfínteres.

Barrera de seguridad escaleras

En definitiva, subir y bajar peldaños se trata de un logro motriz que hará al niño más autónomo. La capacidad de hacerlo correctamente le evitará sufrir percances.

Seguridad en las escaleras con niños

Las escaleras son una fuente de accidentes en general, ¿quién no se ha caído por unas escaleras alguna vez en su vida? Así que lo primero de todo cuando conjugamos escaleras y niños, es tomar medidas de precaución.
  • Nunca hay que dejar a un niño jugar desatendido cerca de una escalera a menos que haya instalada una puerta o verja de seguridad y tampoco se debe confiar completamente en ellas. La clave es vigilar a los niños cuando se acerquen a las escaleras.
  • Una buena opción para aprender a subir y bajar escaleras es empezar a practicar con escaleras que estén alfombradas, mejor que en escaleras metálicas por ejemplo. Aunque hay que reconocer que las escaleras enmoquetadas tampoco son muy comunes en España.
  • Asegúrate de que la escalera por la que sube tu hijo no tenga peldaños muy altos o huecos peligrosos donde el bebé pueda caerse. Observa el material, que no tenga filos o clavos salidos, si es de madera que no tenga astillas.
Mamá con bebé bajando las escaleras

  • Otro elemento que hay que tener en cuenta en la seguridad de los niños subiendo y bajando escaleras son las barandillas de acero o de cualquier otro material. Muchos pasamanos son demasiado anchos para los niños, y esto les impide agarrarse a ellos en el momento que pierden el equilibrio.
  • Si la barandilla de la escalera es de barrotes y el cuerpo de tu pequeño cabe a través de ellos, coloca una malla protectora adicional.
Red de seguridad para escaleras

Una vez que tienes controlado todo el tema de seguridad, la siguiente cuestión es saber si el niño está preparado o no para abordar este nuevo aprendizaje.

Cuándo puede un niño subir y bajar escaleras

Los hitos evolutivos llevan un orden y un niño comenzará a intentar subir escaleras después de aprender a caminar. Más o menos alrededor del año de edad son capaces de andar sin ayuda, pero dependiendo del ritmo madurativo de cada niño, los primeros pasos pueden ocurrir entre los 10 y los 18 meses de edad.

Antes de comenzar a caminar, un bebé podría subir escaleras gateando y bajarlas deslizándose sobre su estómago.

Carmen bajando escaleras con 20 meses

Cuando empiezan a subir las escaleras en posición vertical andando, todavía lo hacen muy lentos, suben los peldaños de uno en uno y sin alternar los pies. Hacia los 4 años consiguen subir las escaleras como los adultos, en vez de hacerlo siempre con el mismo pie.

Cuando tu niño ya camina y quiere empezar a subir escaleras, existen pequeñas cosas que puedes hacer para ayudarle a practicar ese nuevo aprendizaje.

Niño queriendo subir las escaleras

Cómo enseñar a un niño a subir y bajar escaleras

  • Una buena práctica previa es subir y bajar un bordillo en la calle. Además, a la mayoría de los niños les encanta.
  • Lo primero es practicar subir, es más fácil, ya que bajar tiene el handicap de que da más vértigo, lo que puede hacer que el niño se desestabilice con más facilidad y que pierda el equilibrio.
  • El momento de practicar esto siempre debe ser cuando el niño esté dispuesto, atento y activo.
  • No hay que obligar al niño nunca y mucho menos si le asusta o le da miedo, pues puede ser contraproducente.
  • Colócate siempre un escalón por detrás del niño (y si está bajando, uno por delante). Desde esa posición podrás detener una posible caída.

Bebé al lado de unas escaleras

Cuando los niños están en ese punto evolutivo de aprender a subir escaleras parece que tienen un radar para detectar escalones y lo único que quieren es subir y bajar en bucle. Pero no te preocupes, la propia OMS (Organización Mundial de la Salud) recomienda subir escaleras ya que es un ejercicio muy completo pues al subir cada escalón se produce una tarea muy compleja, con una alta exigencia muscular.

Y tu peque ¿tiene un radar para detectar dónde hay escaleras o por el contrario le dan miedo?

#Nosin tus comentarios 5

  1. La niña era mega fan de las escaleras ¡una cosa! Y sólo una vez tuvimos un susto importante en una juguetería pero oye, cayó rodando y al llegar al suelo, mientras nosotros casi infartábamos ¡se levantó riéndose y pensando en tirarse otra vez! Es cierto que son de goms. El pequeño aún es muy inestable, así es que no se ha enfrentado a ellas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, a nosotros nos vuelven locos cuando se ponen venga a subir y bajar por las escaleras, pero a ellos es una cosa que les encanta.

      Eliminar
  2. When your child is already walking and wants to start climbing stairs, there are small things you can do to help him practice that new learning.

    ResponderEliminar
  3. We need a door to all the rooms in the house, my three cats will not calm down at all

    ResponderEliminar
  4. When they begin to climb the stairs in an upright position, they still do it very slowly, they climb the stairs one by one and do not alternate their legs.

    ResponderEliminar

#Nosin tu comentario!!! ;)