Alimentación del bebé desde el útero hasta los 1000 días de vida

jueves, 13 de julio de 2017

Cuando una piensa en alimentar a su bebé parece que la cosa se reduce a pecho o biberón y es muchísimo más que eso. Los hábitos de alimentación ya desde la concepción en el útero y hasta los dos años de edad, son cruciales. En el evento "Vida saludable, nutrición y bienestar" que organizó Nutribén Innova, expertos de la salud explicaron por qué es especialmente importante la nutrición en este periodo.

Alimentación desde el útero

Cuando nos referimos a una buena alimentación y nutrición para tener una vida saludable, por supuesto que pensamos en evitar enfermedades como la obesidad, uno de los problemas de salud más graves que ya ha duplicado la cifra del número de afectados desde 1980.

Uno de los mitos que hay que romper en cuanto a esta enfermedad es su factor hereditario, pues sólo el 20% de las causas de obesidad son genéticas. El 80% restante son otros motivos como la nutrición, el estilo de vida o factores ambientales. Personalmente creo que esto es una buena noticia, pues mientras que la carga genética es algo sobre lo que no podemos actuar, el resto nos permite gran margen de maniobra.

Así que, cuando la mayoría de los miembros de una familia tienen sobrepeso, la gran causa no es que sea algo genético como podríamos pensar, sino que tengan los mismos hábitos nutricionales y estilo de vida.

Nutribén Innova

La importancia de los primeros 1000 días de vida

Parece exagerado hablar de obesidad cuando pensamos en nutrición de bebés. Sin embargo, la pediatra Aurora Molina, explica que se ha demostrado que existe una estrecha relación entre el peso de nacimiento, el peso durante la infancia y el índice de masa corporal en la edad adulta. Curiosamente, tanto un bajo peso al nacer, como un recién nacido grande, tienen un mayor riesgo de obesidad en la edad adulta.

Se ha visto que existe lo que los profesionales llaman "periodo ventana" que va desde el primer día de gestación hasta los dos años de edad, son los primeros 1000 días de vida. En este momento hay una gran plasticidad adaptativa y tienen especial importancia el crecimiento físico, desarrollo cognitivo, maduración del aparato digestivo y maduración del sistema inmunitario.

Además, durante los primeros años de vida se forman las células adiposas que son las responsables de acumular grasa en el futuro. Esas células nunca desaparecen, así que la cantidad de células que se formen influirá directamente en la acumulación de grasa de la persona.

De una correcta alimentación en esta etapa, dependerá la salud futura del niño. Asimismo, los hábitos alimentarios saludables establecidos en los primeros años duran toda la vida. Y es que durante la vida del feto y primera infancia, la nutrición puede inducir cambios permanentes en el desarrollo neurológico del niño, crecimiento, metabolismo, diabetes, hipertensión y obesidad.

Lactancia materna

La alimentación en el embarazo, crucial para el bebé

En el embarazo olvídate de la licencia para atiborrarse con la clásica excusa de "comer por dos". En su lugar, lo que tiene que hacer una embarazada es "comer pensando en dos".

Desde el primer día de gestación es importante que la madre cuide su alimentación y que sea variada, ya que la composición del tejido graso del feto está influenciada por la ingesta materna. Además, el aprendizaje de los sabores comienza en el vientre materno, los sabores de la dieta materna pasan al feto a través del líquido amniótico.

Aparte de una alimentación variada, hay que tener especial precaución con algunos alimentos durante el embarazo que pueden poner en riesgo la salud del bebé. Aunque también existen pequeños trucos para poder comerlos tomando medidas de precaución.

La lactancia materna es lo más recomendable

La Organización Mundial de la Salud afirma que la lactancia materna exclusiva es el mejor alimento para el bebé durante los seis primeros meses de vida. Asimismo, recomienda la lactancia materna hasta al menos los dos años de edad, aparte de la alimentación complementaria. Este es un dato irrefutable y ningún fabricante de leche de fórmula contradice esta información objetiva.

Beneficios de la leche materna:
  • Su composición equilibrada de nutrientes asegura el crecimiento del bebé.
  • Previene la obesidad infantil.
  • Disminuye las alergias alimentarias.
  • Favorece el desarrollo del sistema inmunológico y reduce el riesgo de enfermedades autoinmunes.
  • Previene de enfermedades a corto y largo plazo.

Leche materna

Y es que la leche materna es única, tiene una composición inigualable, pero que además varia según el momento de desarrollo del bebé y se va adaptando a sus necesidades asegurando una composición equilibrada de nutrientes.

Tanto es así que, a pesar de que hay que evitar el tabaco con la lactancia materna, incluso si la madre fuma, es mejor su propia leche que la leche de fórmula. Puesto que las sustancias nocivas del tabaco están presentes en la ropa y el ambiente y eso es algo que no va a desaparecer con un biberón de leche artificial, a menos que deje de haber fumadores en contacto con el bebé.

Igualmente, también hay recomendaciones de alimentación para la madre lactante para garantizar que la leche materna sea óptima:
  • Una buena hidratación. Hay que dejar atrás falsas creencias como que la leche materna se agua si la madre bebe mucho líquido.
  • Tener una dieta variada. El sabor de la leche materna cambia en función de lo que coma la madre y esa es una adaptación previa del paladar del bebé a los diferentes alimentos.
  • Evitar alcohol, tabaco, cafeína y productos de herbolario o plantas medicinales de los que se desconoce su composición y que en ocasiones tienen sustancias que actúan como hormonas y pueden ser perjudiciales.
Carrito de leches Nutribén

Las leches de fórmula imitan la leche materna

Aunque la leche materna sea el mejor alimento para el bebé, no hay que estigmatizar las leches de fórmula. En ocasiones, hay que optar por la lactancia artificial y es innegable que las leches de fórmula tienen su utilidad. No me imagino en la época actual recurrir a las "amas de cría", entre otras cosas porque ya ni existen.

Todas las leches de fórmula tienen que incluir unos nutrientes básicos específicos, así que en ese sentido todas son iguales. Sin embargo, las leches artificiales tienen cada una su composición propia, por eso se llaman "de fórmula". Varían en los ingredientes opcionales, como si por ejemplo están enriquecidas con ácido graso omega-3, o son hidrolizadas o con leche de soja para niños con alergias.

¿Y por qué una leche de fórmula en lugar de leche de vaca? La leche materna tiene un 40% de proteínas mientras que la leche de vaca lo duplica hasta llegar al 80%. Así que la leche materna tiene la mitad de contenido protéico que la leche de vaca y las leches de fórmula lo imitan. La razón es que un exceso de proteínas aceleran el metabolismo y la generación de las células adiposas o adipocitos, las encargadas de acumular la grasa, unas células creadas ya nunca desaparecen.

Perfil protéico de la lecheGráfico: Dr. Jorge Martínez (Pediatra Hospital Niño Jesús)

En cuanto al polémico uso de aceite de palma en las leches infantiles tiene su explicación. El ácido palmítico es un componente importante de la leche materna que representa alrededor del 25% de los lípidos en su composición. Las leches de fórmula cuentan con este ácido de la extracción del aceite de palma. Y aunque no es exactamente el mismo ácido palmítico que el de la leche materna, es la mejor aproximación que hoy en día se puede conseguir.

En nuestra visita a la fábrica de Nutribén pude ver las grandes medidas higiénicas y de testado del producto y materias primas durante todos los procesos de fabricación. Ante la mínima duda de contaminación o problema con algún lote, directamente se desecha. Esto es algo que, tratándose de algo tan sensible como la alimentación de bebés, da una tranquilidad de total garantía.

Alimentación complementaria no es sustitutiva

Llega un momento en que tanto la leche materna como la de fórmula, no son suficientes por sí solas para satisfacer las necesidades nutricionales de un bebé en desarrollo. ¿Pero cuándo es ese momento? Teniendo en cuenta que la OMS recomienda la lactancia materna exclusiva los seis primeros meses, podemos deducir, que a partir de ese momento podemos empezar a introducir alimentos.

A mí me gusta mucho hacer una puntualización en cuanto a que la alimentación complementaria es eso, "complementaria", no sustitutiva de la leche materna, que muchas veces es lo que ocurre. Y es que hasta el año la leche debería seguir siendo el principal alimento con la complementación de otros nutrientes.

Personalmente, considero el Baby Led Weaning (BLW) una buena forma de hacer esa transición progresiva a la comida sólida. Además, tal y como expuso el Doctor Martínez, los niños a los que se les tarda más en introducir nuevas texturas, suelen convertirse en "comedores melindrosos". Y es que los españoles pecamos de triturar excesivamente y casi hasta tamizar la comida de los niños.

Pero como todo, esto es una opción de cada familia y como siempre exige información y dedicarle tiempo y atención. El BLW no es dejar al niño jugar y entretenerse con la comida, puesto que nos podemos llevar un buen susto y los mejores primeros auxilios con niños son la prevención y precaución.

Alimentación complementaria

Finalmente, quiero dar las gracias a Nutribén por su profesionalidad, valentía y honestidad. Convocó a una audiencia muy crítica y documentada, todas las preguntas, incluso las más comprometidas, tuvieron cabida y hubo respuesta a todas las dudas.

Todo eso ha permitido que yo pueda escribir este artículo con información interesante y veraz de un tema tan importante como la alimentación de lo que más queremos, nuestros hijos. Cada familia elige su opción, lo fundamental es poder hacerlo contando con toda la información.

#Nosin tus comentarios 0

Publicar un comentario

#Nosin tu comentario!!! ;)