Las vacaciones bien y en familia

miércoles, 28 de junio de 2017

Pasar las vacaciones en familia no sólo no está reñido con disfrutar, sino que además influye muy positivamente en el desarrollo de todos los niños. HomeToGo, buscador de alojamientos vacacionales, ha elaborado un estudio que afirma que las vacaciones en familia influyen positivamente en seis aspectos del crecimiento de los niños.

Mirando al mar

Para nuestra familia irnos de viaje de vacaciones todos juntos, no es sólo algo que nos gusta, es algo que consideramos estrictamente necesario.

De nuestras escapadas volvemos con un montón de nuevos aprendizajes y vivencias, más contentos, más relajados, más descansados, con más energías y con más ilusión. ¿Se puede pedir más?

En Trixi por Barcelona

Según los expertos, los periodos vacacionales influyen positivamente en el desarrollo de los sistemas cerebrales, la creatividad, la concentración, el coeficiente intelectual, la felicidad y los lazos familiares.

Viajar es una estimulación para TODOS los niños

Viajar con niños es un reto y si además tu hijo tiene algún tipo de discapacidad el reto es aún mayor porque tienes que hacer frente a más dificultades. Sin embargo, el esfuerzo merece mucho la pena.

Incluso antes de tener el diagnóstico de autismo de mi hijo Bruno, me di cuenta de que cada vez que volvíamos de viaje, especialmente mi hijo Bruno volvía mejor. Más adelante encontré la explicación. Por eso, siempre que puedo estoy pensando en organizar nuevos viajes y nuevos lugares que visitar.

Fuente Mágica de Montjuic Barcelona

Cuando tienes un hijo con discapacidad lo tienes todo mucho más controlado en tu entorno y fuera del mismo se complica. Pero no salir de la zona de confort no permite avanzar.

Es importante no autolimitarse y aprovechar los viajes de vacaciones como una oportunidad fantástica para afrontar retos. La mayor parte de las veces es mucho más sencillo de cómo las barreras psicológicas lo plantean en tu mente.

De mineros en la mina del Río Tinto

No te voy a decir que sea como hacer terapia, pero desde luego que estas vivencias son buenísimas porque le estás ofreciendo a tu hijo nuevas experiencias, nuevos estímulos y sobre todo nuevas oportunidades.

Salir de las rutinas y el entorno estimula el lóbulo frontal de los niños y favorece el desarrollo del cociente intelectual y su salud física y mental. Y es que el cociente intelectual no es un parámetro inamovible, se puede mejorar, así que hay que tenerlo presente para romper ese límite también.

El Río Tinto

Fuera de casa se fomenta la curiosidad y el deseo de interacción social en los niños y se liberan neurotransmisores del bienestar (como los opioides, la oxitocina y la dopamina) que juegan un papel fundamental en el desarrollo del carácter y las relaciones sociales.

Entendí que en casa Bruno tenía sus preferencias y sus rutinas que le limitaban a explorar cosas nuevas. Pero cuando nos íbamos de viaje y salíamos al mundo, él se abría a otras experiencias. Podía ser un poco más complicado al principio pero finalmente se adaptaba y volvía más "conectado" con el entorno.

Bajo la lluvia en Roma

En nuestro último viaje a Cracovia, en el avión nos tocó en asientos separados por el pasillo y Bruno hizo hasta amigos.

Además, la curiosidad es como un músculo, se entrena, cuantas más cosas exploras y conoces, más quieres conocer. Así, aunque Bruno es un niño muy "casero" también se ha convertido en un gran viajero y le encanta ir de vacaciones. Mi hija Carmen incluso está ahorrando dinero para sus propios viajes, y la pequeña Ángela disfruta allá donde vayamos.

En Roma

Es genial visitar otras ciudades, explorar nuevos paisajes, conocer personas, probar comidas diferentes, hacer nuevos deportes o actividades. Y es que el contacto con nuevos entornos mejora la capacidad de concentración.

Por su parte, la creatividad se estimula con el descubrimiento de nuevos hábitos, así rompemos con las rigideces. Además, hacer frente a situaciones nuevas estimula la creatividad de mayores y pequeños, amplía nuestros horizontes y nos permite abordar nuevos retos desde perspectivas diferentes.

La boca de la verdad de Roma

Viajar nos hace más felices

Estoy segura que si te pones a pensar en momentos buenos de tu infancia salen a relucir las vacaciones.

Los momentos bonitos inolvidables, para mí son el mejor regalo que se les puede hacer a los hijos. Son experiencias únicas para toda la vida. Un tiempo que no vuelve y que no se puede recuperar hay que aprovecharlo.

Carrito de bici en Villa Borghese

Además, un viaje se disfruta por triple o más. Lo disfrutas mientras lo preparas con ilusión y piensas en cómo va a ser, lo disfrutas cuando lo vives y lo disfrutas cuando vuelves y lo revives cada vez que te acuerdas o ves las fotos o se lo cuentas a alguien.

Ahora mismo estoy disfrutándolo al escribir este artículo con fotos de algunos de nuestros viajes. Y es que los viajes se disfrutan en la memoria tantas veces como quieras.

Pompas de Jabon el la Piazza del Popolo

Viajar construye familia

Las vacaciones son la oportunidad de compartir experiencias y pasar tiempo juntos sin prisas. Como detenerte a cazar pompas de jabón, por ejemplo o dar de comer a las palomas.

Encontrar tiempo para el núcleo familiar (padres-hijos) es importante y necesario para todos y cada uno de los miembros de la familia. Para mí las vacaciones son el momento perfecto para crear esos lazos familiares que se forjan en la infancia y se fortalecen en la edad adulta.

Ruta en bici eléctrica

Cuando estamos de vacaciones tenemos todo el tiempo del mundo para atender a nuestros hijos sin prisa y ¿a quién no le gusta que le hagan caso? Cuando tienes la atención del otro te sientes querido y valorado.

Lógicamente, esto es una gran ayuda para la autoestima y afecta positivamente en el desarrollo de la persona, primero durante la etapa adolescente y posteriormente en la edad adulta.

Avistando pájaros en el Delta del Ebro

Los buenos recuerdos son lo que yo llamo "activos emocionales", esos que te hacen sentirte bien, querido, valorado y capaz de cualquier cosa. Sin duda van a ser muy muy útiles para afrontar los momentos difíciles, así que quiero ingresar muchos en la cuenta de mis hijos y en la mía propia también.

Ya llevamos un buen saldo de viajes en familia. Me he puesto a recopilar fotos y, aunque he quitado muchas, no he podido reducir la selección más.

Haciéndonos un selfie en los campos de Lavanda de Brihuega

Los niños aprenden muchas cosas en los viajes de las vacaciones, pero nosotros tenemos la oportunidad de aprender cosas de nuestros hijos y de conocerlos mejor.

Es fascinante conversar con ellos pausadamente, hablar de libros, películas, lo que sea y conocer esa persona maravillosa en la que se están convirtiendo y no dejar que acaben siendo extraños por no dedicarles tiempo.

En una barca de la Cueva de San José

De lo único que me lamento es de no hacer más viajes, nos sientan tan bien... y de no compartirlos más en el blog para dar ideas, pero es uno de mis objetivos a corto plazo. Además, ya te he dicho que cada vez que cuento un viaje lo vuelvo a disfrutar.

#Nosin tus comentarios 2

  1. Me ha encantado!!! Tu familia es preciosa :D
    Y puede que con la web que mencionas me hayas salvado las vacaciones! jijiji. No hbía mirado nada aun y ahora voy con prisas! Feliz finde!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Muchas gracias!!! Me alegro de que te haya gustado. Y ojalá te ayude a organizar tu verano en familia ;-)

      Eliminar

#Nosin tu comentario!!! ;)