Salgo del armario y te pido perdón

miércoles, 17 de agosto de 2016

Puede que leas mi blog habitualmente o puede que no y que acabes de llegar. Hace mucho tiempo que tenía un secreto guardado. Y cuando digo mucho tiempo son años, empecé el blog cuando mi segundo hijo, Bruno, no tenía ni cinco meses, exactamente en marzo de 2011. Aunque en ese momento aún no tenía ningún secreto. Siendo franca, nunca he sido una persona de secretos, soy más bien bastante clara, pero a veces la vida te lleva a situaciones inesperadas.

Con mis hijos

Viviendo en secreto

Durante este tiempo he ido escribiendo en el blog, manteniéndolo, actualizándolo y mejorando todo lo que podía, que no lo que quería. Tengo muchos borradores sobre temas de los que quería escribir y contarte, pero sin el tiempo material y sobre todo la capacidad mental para poder centrarme en ello. Realmente mi secreto ha ocupado gran parte de mi pensamiento y dificultado mi capacidad de concentración.

Ha habido meses en los que me he sentido más orgullosa de mi trabajo y de los resultados y otros en los que me he tenido que quedar con la sensación de que he hecho todo lo que he podido. Aún así, estoy satisfecha de mi persistencia por mantener este proyecto profesional que me enriquece como periodista y como madre ya que en el mismo tienen cabida mis hijos.

En los últimos meses familiarmente hemos vivido momentos muy dulces y bonitos. Ver crecer a la benjamina de la familia es un auténtico lujo y nos hace disfrutar muchísimo a todos. Sin embargo, también hemos vivido momentos muy muy duros, pero sin rendirnos ni desfallecer. Con todo nuestro pesar hemos aparcado cosas que no podíamos atender. Algo que no era la primera vez que me ocurría con el blog.

Mis más sinceras disculpas

Siento una gran frustración por no poder sacar todos los temas pendientes que tengo en el blog, que son más de los que me gustaría. Pero personalmente me gustan los artículos con los que tengo algo que aportar y no los lamentos por haber pasado tanto tiempo sin escribir.

Creo que mi sentimiento de culpa no debe robar tiempo de lectura a nadie. Así que siempre he evitado decir algo al respecto ni pedir perdón por ello y he retomado la redacción de artículos cuando he podido como si no hubiera pasado nada.

Esa es la razón de que nunca me haya disculpado. Sin embargo, creo que esta vez sí que es el momento de pedirte perdón, tanto si me lees asiduamente, como si casualmente has llegado y has visto que el último artículo era de hace semanas. Asimismo, tengo que pedir perdón a las marcas que han confiado en mí y que pacientemente han tenido que aguantar mis demoras. Lo siento de todo corazón.

Descubro el secreto y salgo del armario

En los últimos meses he estado rumiando cómo contar mi secreto. Si lo iba a hacer aquí o no y el modo de hacerlo. En mi entorno analógico cada vez más personas lo sabían, pero estaba bloqueada para contarlo en mi álter ego digital. Mantener mi secreto me ha dado libertad en muchos momentos pero últimamente más bien me aprisionaba. Estaba dentro de un armario pequeñito y ya quería salir.

Bebé en el armario


Una persona de confianza de Tutete.com me propuso escribir en el blog y ese fue el empujoncito que me faltaba para abordar este tema que ya había que encarar. Así que estoy muy agradecida de la oportunidad que me han brindado, porque gracias a esa propuesta ya no ha habido más excusas para no enfrentarme a un tema que me lastraba. Ha sido un artículo por un lado muy fácil de escribir y a la vez muy muy difícil, pues era sacarlo de dentro. Aún, releyendo mi propio artículo me sigo emocionando.

En el blog de Tutete.com te lo cuento todo. Te preguntarás la razón de que haya sido allí y no aquí. No tengo un argumento irrefutable, pero para mí hacerlo fuera de mi propia casa era desnudarme ya al completo, como gritarlo a los cuatro vientos, para así poder liberarme del todo. También ha sido una forma de llegar a más personas que estén pasando por situaciones parecidas, de hacerles saber que hay quien sabe por lo que están pasando, que no están solos aunque muchas veces lo parezca. Mi mayor satisfacción ha sido ver que otras madres se han sentido reconfortadas al identificarse en mi artículo.

Esto es un punto y seguido. A partir de ahora seré más libre. No estaré obligada a dar explicaciones pero tampoco a preocuparme de ocultar ciertos detalles casuales para mantener mi secreto, porque ya no es un secreto, ya he salido de mi armario particular. Porque como digo en el artículo, es el momento de empoderarse, de no avergonzarse y de que se sepa. Porque no hay nada que ocultar, nada que sea indigno, ni nada reprochable. Todos mis hijos son para mí lo mejor del mundo.

#Nosin tus comentarios 9

  1. Tremendo orgullo el que siento por ti, tremendo orgullo por compartir contigo los inicios y tremendo orgullo de la mama, la profesional, la mujer y la amiga que eres. Soy primeriza como madre, novata como blogger y de verdad, orgullo y felicidad el que siento por ti desde aquel día en que te conocí... he leído en tutete, pero comento aquí,en tu casa, donde te leo siempre un poco rápido y sin tiempo siempre de comentar... Hoy sales del armario y te mereces la mejor de los recibimientos. Sé que los estéis haciendo bien y se que va a funcionar. Todo mi cariño y mi amor!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Nuria por todo tu apoyo y tu cariño que realmente me llega y agradezco. Eres un sol.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Hola Martina, yo también te he leído por tutete pero siento las ganas de responderte, por acá, tu casa como le decís vos. Te sigo desde que mi hijo mayor era un bebé, no recuerdo muy bien que me llamó tanto la atención de tu blog por primera vez, pero desde ahí empezaste a formar parte de mi vida. Es muy lindo leer a una madre que le brinda todo el amor del mundo a sus hijos, tenés mis respetos y mi cariños!!! Te abrazo fuerte y apretado!!! Melina, desde Argentina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Melina,
      Guau, me agrada saber que llevas ahí desde hace tanto tiempo y de verdad que agradezco mucho tu fidelidad y porque me hayas dejado formar parte de tu vida. Mi casa es la tuya y por supuesto puedes comentar por aquí siempre que quieras.
      Un abrazo fuerte para ti y los tuyos.

      Eliminar
  3. Yo sólo te puedo decir que no sólo Bruno podrá estar orgulloso de todo lo que estás, estáis, haciendo por él. Los "ABC" siempre podrán estar orgullosos de los padres tan fantásticos que tienen. Me alegro mucho de esta "liberación", si es así como te sentías y necesitabas contarlo. No tienes que reprocharte nada; es más, sin todo lo que has tenido que dejar de hacer, y lo mucho que te has tenido que mover, para luchar, como dices, por este risueño proyecto llamado Bruno, no hubierais podido llegar a este punto en el que creo que, con mucho acierto, y sé que también con mucho sufrimiento, estáis. Sé que la senda no es fácil, que obstáculos ha habido, hay y habrá. Pero también sé que eres una luchadora, y no precisamente de las personas que tiran la toalla ante la primera complicación. Sabes que tienes toda mi admiración. Y estoy segura de que la recompensa de ver a todos tus hijos felices, como tú misma dices, será el mejor premio. Un beso enorme. Laura Puebla

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Laura,
      Eres de esas amigas incondicionales que valen su peso en oro. Aún me acuerdo de ocasiones en las que me has ayudado como en el sexto cumpleaños de Carmen en casa y todo lo que nos reímos. Habrá otros muchos momentos en los que sigamos disfrutando de nuestra amistad.
      Un abrazo grande para una mujer grande.

      Eliminar
  4. Hola Martina,
    He leído el artículo y creo que no tienes que pedir disculpas, es admirable lo que haces y siempre te leo con interés. Haces muchísimas cosas por tus hijos y ellos lo agradecerán seguro. Enviarte todo mi apoyo, si necesitas ponerte en contacto aunque seguro que lo has hecho ya, conozco a gente en tu misma situación, y asociaciones especializadas en ello. Un abrazo y todo mi cariño. Clara

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Clara,
      Ni te imaginas la ilusión que me hace conocer a personas como tú que habitualmente pasáis por el blog. Ese apoyo y ayuda que me brindáis es impagable. De momento parece que estamos encarrilados y no me quiero volver loca, pero en esta andadura hay que estar alerta en todo momento, así que no descarto preguntarte en algún otro momento. Desde luego que muchísimas gracias por la oferta.
      Un abrazo por todo ese cariño que me brindas.

      Eliminar

#Nosin tu comentario!!! ;)