La vuelta al cole más fácil y económica

0

martes, 9 de septiembre de 2014

Septiembre es un mes de locos para los padres y no sólo por el tema de comprar y organizar todo lo que nuestros vástagos necesitan para afrontar el nuevo curso escolar, sino por la cantidad de tiempo que tenemos que emplear en burocracia como reuniones e inscripciones y papeleo de todo tipo. Además del encaje de bolillos que hay que hacer para compaginar los horarios de todo y de todos.

Además coincide con que los niños no tienen jornada escolar completa y hay que organizar su cuidado por las tardes. Y eso suponiendo que no sea el primer año de alguno de tus hijos y te toque el periodo de adaptación en el que la jornada escolar transcurre más tiempo en casa que en el colegio. Si tienes más de un hijo la cosa se complica aún más y así por cada descendiente que añadas a la lista.

La vuelta al cole más fácil y económica

Yo por mi parte intento adelantar todo lo que puedo antes de irme de vacaciones para aligerar la vorágine de septiembre. Sin embargo hay cosas que por más que quieras adelantar es imposible, pues hay horarios de actividades extraescolares que no se saben hasta mediados-finales de septiembre y al final aunque quieras ir cerrando temas, unas cosas dependen de las otras.

Sin embargo, te voy a decir algunos truquitos que yo hago para ahorrarme tiempo y dinero y que el caótico septiembre sea un poco menos estresante.

Trucos para que la vuelta al cole sea más fácil y económica
Para que las mañanas no se hagan más duras de lo que ya son por el síndrome post-vacacional, lo que hago en septiembre y durante todo el año, es poner en práctica mis trucos para estar listos a tiempo para ir al colegio. En cuanto a la organización extra de preparativos y material escolar, a continuación te lo cuento por secciones.

El uniforme: Si el colegio de tus hijos tiene uniforme no hay vuelta de hoja, lo tienen que llevar. Lo primero, también soy pro heredar, pero no sólo entre hermanos, también con otros niños del colegio, pues puede que lo del hermano mayor de la amiga de tu hija le sirva a tu hijo pequeño por ejemplo.

Inevitablemente tendrás que comprar algo de ropa, mi consejo es esperar todo lo que puedas. Los niños pegan estirones durante el verano, así que cuanto más tarde compres las prendas, más acertada será la talla para que puedan aprovechar la ropa al máximo. Además, en la campaña de vuelta al cole hay grandes superficies que tienen promociones de packs de polos, leotardos, babys o calcetines muy bien de precio.

Aunque soy pro uniforme, la tontería del escudo en jerséis, polos y sudaderas, me parece bastante prescindible. Aunque el uniforme de tu hijo tenga el escudo del colegio como el de mis hijos, al final todos los niños llevan polos básicos que son mucho más baratos. Pero si en el colegio se ponen muy exigentes y estrictos con el tema del escudo, puedes comprarlo bordado y coserlo en los polos básicos, pues los que ya llevan el escudo incluido suelen ser bastante caros, mientras que los escudos cosidos los podrás recuperar para los polos nuevos cuando esos se le queden pequeños.

Arreglar y sacar lustre a la ropa que por talla aún sirve: Usar algunos trucos como:
Los libros de texto: Lo mejor para economizar en este punto, es participar en programas de préstamo de libros de texto. El AMPA del colegio de mis hijos puso este proyecto en marcha hace años y resulta muy educativo porque los niños aprenden a aprovechar los recursos y cuidar las cosas para que otros compañeros las puedan usar a la vez que contribuyen con el medio ambiente. Lo malo es que a este tipo de programas no se pueden adscribir hasta tercero de primaria, cuando los libros ya no son de fichas.

En cualquier caso, siempre tendrás que comprar algún libro de ejercicios por ejemplo. Los libros que tengas que comprar los puedes encargar desde julio que ya tienes la lista y ya hay ofertas de descuentos en libros de texto. Si tienes suerte puedes tenerlos incluso antes de irte de vacaciones y hasta forrarlos y etiquetarlos como ya hemos hecho nosotros, así te quitarás en septiembre del agobio de ir buscando algún libro de texto que se haya agotado.

Si además de libros de ejercicios no tienes más remedio que comprar libros de texto. A partir de segundo ciclo de primaria mira si hay versiones de los libros separados por trimestres, pues eso aligera el peso de la mochila que hay que llevar todos los días.

Forrado y etiquetado de los libros de texto: El forro autoadhesivo, también conocido como aironfix, no lo recomiendo para nada. Tienes que ser un manitas, nunca he visto un libro forrado con este material que esté bien y además no permite cambiar el forro cuando se estropea. El clásico forro está muy bien, la única pega que le veo es el tiempo que te tiras cortando, doblando y poniendo celo libro por libro.

Mi truco son las fundas de forro ajustable. Se pueden reutilizar de un año para otro y para los libros que separan por trimestres es perfecto, se la pones al primero y cuando toca la cambias para el segundo. Son más caras que el clásico forro de toda la vida, pero a mí por el tiempo que te ahorras y que se pueden reciclar al final me resultan más rentables. Y es que el tiempo que te ahorras siempre es importante, pero si tienes que forrar más de un lote de libros aún más.

En cuanto a las etiquetas para poner el nombre a los libros, en internet hay muchos modelos gratuitos para imprimir y eso es lo que hacemos nosotros.

Material Escolar: También suele haber ofertas o descuentos en la campaña del vuelta al cole. En cualquier caso yo soy de reutilizar y aprovechar todo lo que se pueda. Revisamos todo del estuche, lo ponemos todo a punto (sacar punta a pinturas y demás) y vemos qué es lo que hay que reponer. Carmen será el cuarto año que use el estuche que tiene, pues ya lo organizamos todo antes de irnos de vacaciones.

Los cuadernos mejor comprarlos de tapa blanda para que no pesen en la mochila, pero si tenemos alguno de pasta dura por casa, como ya nos pasó a nosotros el pasado curso, hay que aprovecharlo. Para futuras compras está bien tener en cuenta ese criterio de la pasta blanda, pero mientras aprovechamos lo que tenemos y el peso lo sobrellevamos con la mochila de ruedas.

En lo que no recomiendo escatimar es en la agenda escolar. En muchos colegios es el propio centro el que proporciona una a cada alumno, pero si no es así, para mí es buena idea que tengan una pues ya conté cómo la agenda les ayuda a aprender a organizarse y responsabilizarse de sus tareas.

Detallitos para los profes: No se trata de gastar dinero, sino de regalar algo sencillo y amable hecho por los propios niños como detalle para los profesores, un pequeño incentivo para la vuelta al cole. Esto lo suelo preparar con mi hija Carmen durante las vacaciones. Carmen disfruta mucho haciéndolo y pensando en ellos y luego regalándoselo. Fomentamos así la empatía del niño con su profesor y viceversa ;)

Comparar precios y buscar cupones descuento:
De sobra sabemos las madres que hay muchas más cosas que comprar como babys y otras prendas de uniforme, libros de texto y material escolar, así que el comparar precios, aunque lleva algo más de tiempo, es imprescindible para no pagar más de la cuenta. Además, también es interesante buscar cupones descuento en internet, como por ejemplo en la plataforma Flipit que tiene su propia guía de ahorro para la vuelta al cole.

¿Te parecen útiles estos truquillos? ¿Cómo te organizas tú para sobrevivir al comienzo de curso?

#Nosin tus comentarios 0

Publicar un comentario en la entrada

#Nosin tu comentario!!! ;)